Publicado 22/02/2021 11:54CET

El líder opositor retira la demanda pidiendo la anulación de los resultados de las presidenciales en Uganda

Archivo - El candidato opositor a la Presidencia de Uganda, Robert Kyagulanyi, conocido popularmente como Bobi Wine
Archivo - El candidato opositor a la Presidencia de Uganda, Robert Kyagulanyi, conocido popularmente como Bobi Wine - 2017 GETTY IMAGES / JAMIE MCCARTHY - Archivo

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El principal líder opositor de Uganda, Robert Kyagulanyi, ha anunciado este lunes que retira la demanda impuesta ante el Tribunal Supremo para que anulara los resultados de las presidenciales del 14 de enero, en las que el jefe de Estado, Yoweri Museveni, obtuvo un sexto mandato al frente del país africano.

Kyagulanyi, conocido popularmente como Bobi Wine, ha recalcado que la oposición "se retira de los tribunales, pero no opta por la violencia", tras acusar a varios jueces del Supremo de no ser imparciales y reclamar su recusación, tal y como ha recogido el diario ugandés 'Daily Monitor'.

La decisión de Kyagulanyi ha llegado un día después de que el Movimiento Nacional de Resistencia (NRM) presentara más de un centenar de declaraciones juradas en respuesta a la denuncias de la Plataforma Nacional de Unidad (NUP) de Bobi Wine en este caso.

Asimismo, el director del departamento legal del NRM, Oscar Kihika, adelantó que el partido reclamará que Bobi Wine pague los costes en los que ha incurrido para responder a la demanda, en la que argumentó que Museveni se había impuesto en las elecciones gracias a las irregularidades y el fraude.

Kyagulanyi reclamó la semana pasada la recusación de tres jueces del Tribunal Supremo, incluido su presidente, Alfonse Owiny-Dollo, en el caso. Así, sostuvo que todos ellos son sospechosos de conflicto de intereses y agregó que no habrá justicia si son parte de la toma de decisiones.

La crisis política en Uganda se ha ahondado a causa de las denuncias de fraude electoral por parte de Bobi Wine, quien ha rechazado los resultados y ha asegurado que fue él quien se hizo con la victoria en las urnas. Kyagulanyi se presentaba como el principal rival de Museveni, quien lleva al frente del país desde 1986 y quien logró un sexto mandato tras una serie de modificaciones constitucionales para poder concurrir a las urnas.

Las elecciones se celebraron un contexto especialmente tenso debido al aumento de la represión contra la oposición y la muerte de más de 50 personas en noviembre a causa de la acción de las fuerzas de seguridad contra manifestantes tras la detención de Kyagulanyi durante un acto de campaña.