Publicado 30/09/2020 19:07CET

Líderes de la UE debaten mañana sobre Turquía en una cita marcada por tensiones sobre el Estado de Derecho en el bloque

UE.- Los líderes debaten mañana sobre Turquía en una cita marcada por tensiones
UE.- Los líderes debaten mañana sobre Turquía en una cita marcada por tensiones - GETTY IMAGES / LEON NEAL - Archivo

Alemania teme que las diferencias bloqueen el acuerdo para el fondo europeo post Covid

BRUSELAS, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) se reunirán este jueves y viernes en una cumbre extraordinaria en Bruselas programada para abordar fundamentalmente cuestiones de política exterior, como las complejas relaciones con Turquía o la posibilidad de nuevas sanciones a Bielorrusia, pero que podría verse eclipsada por las tensiones con Hungría y Polonia, que se resisten a la voluntad mayoritaria de vincular el desembolso de fondos europeos al respeto del Estado de Derecho.

Aunque no está en la agenda de los líderes, fuentes diplomáticas no descartan que surja un debate sobre las negociaciones del presupuesto comunitario y el plan de recuperación. Durante los últimos días ha aumentado la tensión entre las capitales a cuenta del mecanismo para vincular los fondos europeos al respeto del Estado de Derecho.

Los Veintisiete han conseguido pactar una posición común sobre esta cuestión, pero no lo han logrado de manera unánime: se han opuesto tanto Hungría como Polonia, por creer que va demasiado lejos, como los países de Norte (Países Bajos, Suecia, Dinamarca, Finlandia y Bélgica), que con el apoyo de Austria y Luxemburgo piensan que es insuficiente.

Esta división puede derivar en un bloqueo del fondo de recuperación, puesto que la decisión legal para que Bruselas emita deuda debe recibir el visto bueno de todos los Estados miembro y ser ratificada después por los parlamentos nacionales.

Pero las discrepancias no surgen sólo entre los socios del bloque porque también están estancadas las negociaciones entre éstos y el Parlamento Europeo. Los eurodiputados reclaman un aumento de partidas como Erasmus+, el programa de investigación Horizonte, el Fondo de Transición Justa o el instrumento de inversiones Invest EU, unas reivindicaciones a las que se oponen los Estados miembro.

En este contexto, el embajador ante la UE de Alemania, que preside la UE durante este semestre, Michael Clauss, ha señalado de que los diferentes actores en las negociaciones se están acercando a una situación de "bloqueo", al tiempo que ha advertido de que será "seguramente inevitable" que haya "retrasos con consecuencias sobre la recuperación económica".

Los líderes, además, se verán un día después de que Bruselas haya señalado de nuevo su preocupación por las reformas antidemocráticas de los Gobiernos de Hungría y de Polonia en su primera evaluación del Estado de derecho en los Estados miembro.

DIÁLOGO O SANCIONES PARA TURQUÍA

La cena de la primera jornada de cumbre se centrará en la reflexión de los líderes sobre el futuro de las relaciones con Turquía, país con el que la tensión también ha ido en aumento a causa de sus incursiones en aguas de Chipre y Grecia.

La diplomacia europea es partidaria de agotar las vías del diálogo con Ankara, porque lo consideran un socio estratégico en la región y para la gestión migratoria, lo que mantiene en suspenso la posibilidad de sanciones para defender los intereses europeos, como exige Nicosia.

Antes de abordar la cuestión turca, los líderes también intentarán superar la falta de unanimidad para confirmar el acuerdo informal de agosto en el que los 27 consensuaron sancionar a una veintena de dirigentes en Bielorrusia, en respuesta a la represión violenta de las protestas en el país y a la manipulación de las elecciones presidenciales.

Ambos conflictos están enlazados en la UE por la reticencia de Chipre, que condiciona su apoyo a las sanciones contra Minsk a que se aprueben medidas similares contra Ankara por su intimidación en el Mediterráneo.

En las últimas jornadas Turquía se ha retirado de las aguas en disputa con Grecia, dando espacio al diálogo con Atenas, si bien mantiene su actividad en zonas chipriotas, donde Nicosia denuncia un aumento de la tensión y reclama la solidaridad europea.

La idea de Charles Michel es establecer una conferencia internacional para que desde la óptica multilateral se puedan resolver el conflicto marítimo y encauzar la relación de la UE con Turquía, que atraviesa distintos temas desde la migración hasta la estabilidad en la vecindad sur.

Finalmente, los mandatarios europeos tratarán el viernes sobre el futuro de las relaciones con Reino Unido después de que Londres haya adoptado una ley que anula disposiciones del acuerdo del Brexit. Aunque la UE considera inaceptable este movimiento, que enmarca como una violación del Derecho internacional, las capitales no esperan un debate de fondo, ya que será parte de sus discusión en la cumbre formal que les reunirá de nuevo en Bruselas a mediados de octubre.

Contador