Publicado 20/06/2021 14:56CET

Lula califica de "genocidio" el medio millón de muertos en Brasil por coronavirus, una "enfermedad que ya tiene vacuna"

Archivo - 10 March 2021, Brazil, Sao Paulo: Former Brazilian President Luiz Inacio Lula da Silva speaks during a press conference at Metalworkers Union headquarters after a judge threw out both of his corruption convictions. Photo: Paulo Lopes/ZUMA Wire/d
Archivo - 10 March 2021, Brazil, Sao Paulo: Former Brazilian President Luiz Inacio Lula da Silva speaks during a press conference at Metalworkers Union headquarters after a judge threw out both of his corruption convictions. Photo: Paulo Lopes/ZUMA Wire/d - Paulo Lopes/ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha calificado como "genocidio" la muerte de más de medio millón de personas en Brasil como consecuencia del coronavirus, para denunciar que han fallecido "por una enfermedad que ya tiene vacuna".

Después de que el Ministerio de Salud brasileño confirmara que Brasil había superado las 500.000 muertes por COVID-19, convirtiéndose en el segundo país del mundo en hacerlo, Lula ha criticado que este trágico hito se da, además, en "un país que ya ha sido referente mundial en vacunación".

"Esto tiene un nombre y es un genocidio", ha constatado en un mensaje publicado a través de su cuenta en la red social Twitter, desde donde también ha mandado su "solidaridad con el pueblo brasileño".

Las declaraciones del líder del Partido de los Trabajadores coinciden con las manifestaciones que se han producido este sábado en las principales ciudades de Brasil contra el presidente, Jair Bolsonaro, y su gestión de la pandemia, bajo investigación por una comisión parlamentaria.

Precisamente Lula, favorito en las encuestas para las elecciones presidenciales de 2022, quería participar en la marcha de Sao Paulo, pero sus aliados se lo han desaconsejado para evitar mayores aglomeraciones.

Entre las demandas que ha puesto sobre la mesa la oposición a Bolsonaro está abrir un proceso de destitución contra el mandatario, recuperar la ayuda de emergencia de 600 reales (unos 99 euros) y avanzar en la vacunación contra el coronavirus.

Hasta el momento, Brasil acumula 17.883.750 contagios de coronavirus, de los cuales 82.288 se han detectado en las últimas 24 horas, y 500.800 víctimas mortales de una enfermedad que se ha cobrado la vida de 2.301 personas en la última jornada.