Publicado 29/06/2015 16:30CET

Lula maniobra para organizar la reacción del PT ante una nueva crisis

Lula Da Silva, ex presidente de Brasil
WIKIMEDIA

   RÍO DE JANEIRO, 29 Jun. (Notimérica) -

   El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha aprovechado que la presidenta Dilma Rousseff está de viaje oficial en Estados Unidos (EE.UU) para reunirse con varios diputados, ministros y dirigentes del Partido de los Trabajadores (PT) para organizar la reacción a las últimas informaciones de la Operación Lava Jato.

   Este fin de semana salieron a la luz unas declaraciones en las que el empresario y dueño de la empresa de ingeniería UTC, Ricardo Pessoa, acusaba a los ministros Aloizio Mercadante --jefe de la Casa Civil-- y Edinho Silva --Secretaria de la Comunicación Social-- de estar involucrados en la trama corrupta de Petrobras, abriendo así la enésima crisis en el PT relacionada con el escándalo de la petrolera.

   Según publica el diario 'Folha de São Paulo', Lula ha accedido a las peticiones de varios miembros del PT para reorganizar internamente el partido para afrontar estas acusaciones, a pesar de que la relación con Rousseff se ha distanciado en las últimas semanas.

   Hace unos días el propio Lula decía que tanto él como la presidenta y el partido están en "volumen muerto" y poco después decía que hay que reflexionar sobre si el PT existe simplemente para mantener cargos o si sigue en pie su proyecto de transformación social, lo que muchos interpretan como críticas veladas a la gestión de Rousseff, que está siendo muy cuestionada.

   En la reunión, que se celebrará la noche de este lunes en Brasilia, se tratará tanto el efecto que la Operación Lava Jato de Petrobras está teniendo en el partido como las consecuencias de los recortes sociales anunciados como consecuencia del ajuste fiscal y las dificultades en la relación con el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), principal aliado del Gobierno y al mismo tiempo principal obstáculo a sus políticas en el Congreso Nacional.

   Se espera que Lula exija a los diputados del PT una posición más clara de defensa del partido y del Gobierno ante las declaraciones de la Operación Lava Jato que van apareciendo en cuentagotas y, según el ex presidente, de manera interesada.

   Lula estaría especialmente molesto con los suyos después de que no consiguieran impedir que el presidente del Instituto Lula, Paulo Okamotto, tenga que ir a la comisión de investigación parlamentaria sobre Petrobras para explicar la naturaleza de las donaciones que hizo la constructora Oderbrecht al instituto del ex presidente, que se encarga de reunir el legado de sus años de Gobierno y organizar conferencias, principalmente.