Publicado 05/06/2021 11:37CET

Madagascar.- La FAO avisa que más de un millón de personas se enfrentan a una crisis alimentaria en el sur de Madagascar

Archivo - Un niño camina junto a cabezas de ganado en Madagascar, en junio de 2014
Archivo - Un niño camina junto a cabezas de ganado en Madagascar, en junio de 2014 - DAVID ROGERS/GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

Aproximadamente 1,1 millones de habitantes del sur de Madagascar se enfrentan a una grave crisis de inseguridad alimentaria por la sequía prolongada y las tormentas de arena que están sacudiendo la región, ha avisado la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Ante la falta de lluvias desde diciembre de 2019, un número cada vez mayor de personas está cada vez más cerca de la hambruna: un total de 14.000 ahora mismo, que podrían ser el doble en septiembre, según la portavoz de la organización Volantiana Raharinaivo en entrevista a Bloomberg.

Las tres regiones amenazadas por la hambruna son Anosy, Androy y Atsimo-Andrefana. La agricultura, la ganadería y la pesca son las actividades más comunes en la zona, propensa a las sequías y adolece de servicios de salud y educación inadecuados.

"La inseguridad alimentaria todavía prevalece debido a las sequías, las lluvias irregulares y otros impactos del cambio climático", indicó el Banco Mundial en un informe que describe la región como el Sur Profundo.

"Los patrones de lluvia han ido cambiando desde la década de 1930, y se han concentrado dentro del período de diciembre a marzo y mucho más secos durante las temporadas de siembra", añade el documento, que destaca la existencia "nuevas variedades de cultivos cuestionables" y la preferencia por el maíz, que requiere más agua, y el subdesarrollo de cultivos como el sorgo.

"La FAO necesita 40,4 millones de dólares para lograr la recuperación agrícola y la resiliencia climática de aproximadamente 426.000 hogares", ha avisado al portavoz de la FAO, que ha lanzado una iniciativa en 20.000 hogares para educar a las familias en el aprovechamiento de los limitados recursos.

Contador