Publicado 12/08/2021 15:26CET

Madagascar.- MSF alerta de que podría tener que suspender actividades en el sur de Madagascar por la falta de visados

Archivo - Viviendas en los alrededores de la capital de Madagascar, Antananarivo
Archivo - Viviendas en los alrededores de la capital de Madagascar, Antananarivo - DAVID ROGERS/GETTY IMAGES - Archivo

Resalta que esta parte del país hace frente a una "crisis nutricional y alimentaria de una gravedad excepcional"

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado este jueves de que a final de mes podría tener que poner fin a sus actividades en el sur de Madasgcar, afectado por una grave crisis alimentaria, debido a que los visados de su personal no han sido renovados por las autoridades.

La ONG, que ha destacado que el sur de la isla hace frente a una "crisis nutricional y alimentaria de una gravedad excepcional", ha pedido al Gobierno que facilite el acceso del personal humanitario y ha resaltado que todo el personal internacional podría quedarse sin visado en tres semanas.

"Las restricciones a los movimientos vinculadas a la pandemia de COVID-19 no deberían impedir a las organizaciones humanitarias como MSF intervenir en otras crisis que también son prioritarias", ha sostenido la responsable de Emergencias de MSF, Bérengère Guais.

Así, ha reclamado a Antananarivo "que acuerde exenciones al personal humanitario para poder seguir entregando los recursos médicos y la ayuda alimentaria que la población del sur de la isla necesita con total urgencia", según un comunicado publicado por la organización a través de su página web.

"Diez miembros de nuestro personal internacional abandonarán el país debido a que sus visados expiran y los otros doce tendrán que hacerlo en tres semanas", ha detallado. "Hemos pedido visados para otras doce personas para reemplazarlos", ha agregado.

Guais ha hecho hincapié en que "es urgente que estos médicos, enfermeros y otros miembros del personal necesario para continuar las actividades reciban autorización lo antes posible para entrar en el país". "De lo contrario, nuestros proyectos se detendrán", ha advertido.

El sur del país hace frente a una intensa sequía y a los efectos colaterales de la pandemia sobre la economía del país, lo que ha tenido un gran impacto sobre una situación de fragilidad alimentaria que ya caracterizaba esta zona del país africano.

MSF ha destacado que desde finales de marzo han dado atención a niños desnutridos y distrubuir alimentos en una veintena de localidades en los distritos de Amboasary y Ambovombe, dos de los más afectados por la crisis. En ellos se han distribuido 300 toneladas de alimentos, mientras que otras 750 deberían llegar antes de octubre.

Más de un millón de personas sufren graves carencias alimentarias en el sur de Madagascar y se han visto obligadas en algunos casos a medidas de supervivencia como comer langostas o alimento para ganado con el único objeto de subsistir, en un contexto que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) denominó en junio como una "crisis invisible".

El PMA advirtió de que la población local ya agotó todos sus suministros a finales del año pasado, lo que ha provocado que 1,14 millones de personas padezcan inseguridad alimentaria grave. Por primera vez desde que se introdujo en 2016 la actual metodología para medir en hambre, se ha llegado al nivel de "catástrofe", equiparable a la hambruna, en el que ya están 14.000 malgaches que podrían ser 28.000 en octubre.

La desnutrición aguda en niños menores de cinco años prácticamente se ha duplicado en los últimos cuatro meses y alcanza ya un "alarmante" 16,5 por ciento. En algunos distritos, como el de Ambovombe, la proporción se dispara al 27 por ciento, lo que para el PMA evidencia que la crisis alimentaria amenaza de forma clara la supervivencia de miles de niños.