Publicado 27/11/2020 23:16CET

Madagascar.- El PMA alerta de que la sequía en Madagascar fuerza a los habitantes a comer insectos

Una mujer afectada por la sequía en Somalia
Una mujer afectada por la sequía en Somalia - DPA / ANNA MAYUMI KERBER - Archivo

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha alertado este viernes de que el número de personas que pasan hambre se está incrementando en zonas del sur de Madagascar debido a varios años consecutivos de sequía, lo que ha obligado a la mayoría de las familias a comer insectos para sobrevivir.

"A medida que aumenta el número de personas que pasa hambre, también lo hace la proporción de familias que recurre a mecanismos de enfrentamiento a la crisis", ha lamentado el portavoz del PMA, Tomson Phiri, señalando que "la mayoría de ellos tienen que comer insectos".

Además, ha advertido de que la población afectada "está vendiendo activos de subsistencia que salvan vidas", como "herramientas agrícolas o utensilios de cocina".

Unos 1,5 millones de personas viven en las áreas del sur del país afectadas por la sequía. Esta cifra es el triple de la proyectada a mediados de año, y las mujeres y los niños constituyen la mayoría de los que sufren condiciones de hambre "de crisis" o "de emergencia", según el organismo dependiente de Naciones Unidas.

El PMA ha destacado que Madagascar ya tiene la décima tasa más alta del mundo en cuanto a retraso en el crecimiento, mientras que la mitad de todos los niños malgaches menores de cinco años sufren malnutrición crónica.

El hambre y la malnutrición en Madagascar son el resultado de tres años de cosechas arruinadas, lo que dificulta el acceso a los alimentos en diez distritos del sur del país.

El PMA analizó la situación de Amboasary, el distrito más golpeado por el hambre, el mes pasado. La investigación reveló que tres de cada cuatro niños habían sido obligados a abandonar la escuela para acompañar a sus familias a buscar comida.

"La mayoría de las mujeres con las que hablamos dijeron que no tenían nada para alimentar a sus hijos, excepto las tunas rojas que crecen en los bordes de la carretera", ha explicado el portavoz del PMA, organismo que ya había descrito la situación en Madagascar de "extremadamente preocupante".

Phiri ha trasladado que, dada la gravedad de la situación, el PMA ampliará sus operaciones en Madagascar hasta el próximo junio. El PMA comenzó a proporcionar alimentos de emergencia --incluyendo aquellos específicos para niños malnutridos y ancianos-- en septiembre, como parte de su respuesta a la crisis generada por la sequía. Su ayuda ya ha llegado a más de 100.000 personas sólo en Amboasary.

El portavoz del PMA ha agregado que el organismo dependiente de Naciones Unidas también busca aliviar algunos de los retos a los que se enfrentan las mujeres que viven en el medio rural, que a menudo no puede poseer tierras y activos agrícolas y viven bajo prácticas consuetudinarias discriminatorias.

Para continuar su trabajo en Madagascar, el PMA ha solicitado a la comunidad internacional 37,5 millones de dólares (más de 31,3 millones de euros).