Publicado 12/08/2020 14:20CET

El magnate Jimmy Lai achaca su detención a una persecución política y avisa de que avivará las protestas en Hong Kong

China.- El magnate Jimmy Lai achaca su detención a una persecución política y av
China.- El magnate Jimmy Lai achaca su detención a una persecución política y av - May James/ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El magnate hongkonés Jimmy Lai, que fue detenido el lunes en una redada contra el medio local 'Apple Daily', de su propiedad, ha denunciado este miércoles, una vez liberado, que es víctima de una persecución política, al tiempo que ha avisado a las autoridades chinas de que estas acciones solo servirán para avivar las protestas en Hong Kong.

Lai fue detenido en su casa mientras la Policía irrumpía en las oficinas centrales del 'Apple Daily' para arrestar a otras ocho personas, incluidos dos de los hijos del empresario local.

"Están intentando amenazar a mis hijos y nuestros colegas", ha dicho en unas declaraciones ofrecidas este miércoles en el diario hongkonés tras ser liberado el martes por la noche. Las autoridades chinas quieren "exterminar nueve generaciones de mi clan familiar", ha apostillado, en alusión al máximo castigo aplicado en la antigua China.

Lai ha confesado que en estas horas que ha pasado detenido se ha planteado si volvería a actuar igual, concluyendo que así lo haría. "El carácter de una persona define su destino y creo que este es el destino que he escogido", ha declarado, según informa el propio 'Apple Daily'.

En la misma línea, ha considerado que, lejos de amedrentar a los hongkoneses, si bien ha reconocido que algunos podrían sentirse amenazados, les servirá de acicate y visibilizará aún más la situación de Hong Kong ante la comunidad internacional.

"Esta detención me ha enseñado cuán importantes son el Estado de Derechos y la Libertad (...) Que nadie se preocupe, el 'Apple Daily' va a seguir", ha afirmado, mostrándose seguro de que está "en el lado correcto de la Historia".

Lai y las otras ocho personas fueron detenidos por la nueva ley de seguridad nacional impuesta por Pekín en Hong Kong, que persigue la sedición, la traición, el separatismo y la injerencia extranjera y podría derivar, por primera vez, en la apertura de oficinas de agencias de seguridad chinas en la ex colonia británica.

Hong Kong está inmerso en una escalada de tensión que comenzó el año pasado por una polémica ley de extradición a la China continental, aunque finalmente fue desechada, y que ha continuado en los últimos meses por la ley de seguridad nacional, que fue aprobada en junio.

Los activistas hongkoneses, ONG y gobiernos occidentales ven en este fortalecimiento del control de Pekín sobre el territorio una amenaza al régimen de derechos y libertades del que disfruta Hong Kong conforme al acuerdo entre China y Reino Unido para devolver la ex colonia a soberanía china.