Maldivas.- HRW denuncia el cierre "temporal" de la principal organización de Derechos Humanos de Maldivas

Publicado 12/10/2019 7:36:29CET

MADRID, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

La organización Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este viernes la decisión del Gobierno de Maldivas de cerrar "temporalmente" Maldivian Democracy Network (MDN), la principal organización de Derechos Humanos del país.

HRW ha instado al presidente de Maldivas, Ibrahim Mohammed Soli, a revertir su decisión, que la organización ha subrayado que se ha producido en medio de serias amenazas contra MDN por un informe sobre la creciente radicalización en el país.

Asimismo, HRW ha pedido a las autoridades del país que investigue a los grupos islamistas responsables de incitar la violencia contra grupos defensores de Derechos Humanos en Maldivas.

"El presidente Solih cumplió su promesa de campaña de abolir las leyes que restringen la libertad de expresión, solo para recurrir a los mismos trucos contra la Red de Democracia de Maldivas", ha asegurado la directora asociada de Asia para HRW, Patricia Gossman.

"Al cerrar MDN, el presidente Solih está alimentando un frenesí de amenazas e incitación por parte de los grupos islamistas", ha aseverado.

Según HRW, el Gobierno ha justificado el cierre de la organización citando el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) para mantener el "orden público y la armonía comunitaria". Sin embargo, la organización ha señalado que según el PIDCP, el derecho a la libertad de expresión está sujeto a restricciones solo según lo dispuesto por la ley.

La ONG ha advertido de que MDN se ha enfrentado a amenazas y ataques por oponerse a la violencia de grupos islamistas en Maldivas y que la reciente campaña contra la organización comenzó después de que el Gobierno introdujera una nueva ley sobre terrorismo.

Los críticos de esta nueva legislación atacaron a MDN por un informe publicado en 2015 sobre la radicalización, alegando que había insultado al islam. Asimismo, el Ministerio de Asuntos Islámicos acusó al grupo de utilizar fondos extranjeros para poner a los maldivos en contra del islam. MDN respondió eliminando el informe de su página web y emitió una disculpa.

Además, HRW ha señalado que las autoridades de Maldivas deben dejar de presionar a las organizaciones de la sociedad civil para que sean censuradas y que deberían demostrar su compromiso con la libertad de expresión.

"Las autoridades maldivas deberían dejar de hostigar los Derechos Humanos y organizaciones de la sociedad civil mientras ignoran las amenazas violentas de los poderosos grupos islamistas", ha indicado Gossman. "En lugar de tratar de apaciguar a los extremistas islamistas, las autoridades deberían enjuiciar a los grupos que incitan a la violencia", ha añadido.