Publicado 08/06/2020 20:20CET

Malí.- Amnistía pide una investigación "creíble" sobre la muerte de 30 civiles en una localidad en el centro de Malí

Malí.- Amnistía pide una investigación "creíble" sobre la muerte de 30 civiles e
Malí.- Amnistía pide una investigación "creíble" sobre la muerte de 30 civiles e - FUERZAS ARMADAS DE MALÍ (TWITTER @FAMA_DIRPA)

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental Amnistía Internacional ha reclamado este lunes al Gobierno de Malí una investigación "creíble" sobre el presunto papel del Ejército en una matanza de cerca de 30 civiles la semana pasada en la localidad de Binedama, de mayoría fulani y situada en el centro del país.

"Las autoridades malienses deben llevar a cabo investigaciones independientes, transparentes y creíbles para sancionar a los responsables de estos abusos", ha señalado Ousmane Diallo, investigador de Amnistía para África occidental, en declaraciones a la emisora maliense Studio Tamani.

Así, ha recordado que "no es la primera vez que se presentan acusaciones contra las fuerzas de seguridad de Malí", por lo que ha pedido actuar para hacer respetar el Derecho Humanitario en el marco de las operaciones antiterroristas en el país africano.

El portavoz del Ejército, Diaran Koné, ha rechazado hacer comentarios sobre las acusaciones vertidas por organizaciones fulani y ha destacado que "la misión de las Fuerzas Armadas es proteger y defender a todas las poblaciones de Malí".

La organización no gubernamental Kisal indicó el sábado que la localidad, situada en el círculo de Koro, en la región de Mopti, fue atacada "por militares malienses, que mataron a una treintena de personas", entre las que figuran el jefe de la localidad y 18 miembros de su familia. "La aldea ha sido totalmente destruida", agregó.

Así, manifestó a través de su cuenta en la red social Facebook que los supervivientes relataron que "una columna de vehículos de las Fuerzas Armadas" llegó a la localidad y se posicionaron en la salida hacia Anakidjé, situada en los alrededores.

Por su parte, la organización Tabitaal Pulaaku, una asociación fulani de Malí, cifró a través de su cuenta en la citada red social en 29 los fallecidos y acusó también a "militares malienses y cómplices dozos".

Los fulani --también conocidos como peul--, un grupo nómada que se dedica al pastoreo y que vive en buena parte de los países del Sahel, es visto con suspicacia por otros grupos, como los dogon, dedicados a la agricultura y con los que históricamente han competido por los recursos.

El principal motivo es que los grupos yihadistas que operan en la región han aprovechado el descontento y la tradicional marginación de los peul para engrosar sus filas, lo que ha derivado también en acusaciones contra ellos por supuestamente ser miembros de grupos terroristas.

Esta situación ha provocado un recrudecimiento de los enfrentamientos intercomunitarios y de las matanzas en venganza por incidentes previos, así como un aumento de las acusaciones contra el Ejército por atrocidades cometidas contra miembros de la comunidad peul.

Malí, al igual que otros países del Sahel, ha venido registrando en los últimos meses un número creciente de ataques yihadistas obra tanto de la filial de Al Qaeda en la región como de la de Estado Islámico, lo que, sumado a la violencia intercomunitaria, ha provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas.