Publicado 18/11/2019 13:19CET

Malí.- El Ejército de Malí mata a diez supuestos terroristas y detiene a otros 20 en una operación en el centro del país

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Malí ha asegurado haber matado a diez supuestos terroristas y detenido a otros 20 sospechosos en el marco de una operación iniciada el viernes en el sector de Ouenkoro, situado en el centro del país.

Las Fuerzas Armadas han resaltado en un comunicado que la operación fue lanzada tras el ataque ejecutado por hombres armados, presuntamente miembros de la comunidad dozo --cazadores tradicionales--, contra la localidad de Bidi.

"Tras el ataque en Bidi, los atacantes se dirigían hacia Sankoro, cuando fueron interceptados por las Fuerzas Armadas. Tras un tiroteo, los militares persiguieron a los asaltantes hasta su base en Burkina Faso, que ha sido desmantelada", ha dicho, sin dar más detalles.

Asimismo, ha resaltado que las operaciones se han saldado sin bajas entre la población civil y las fuerzas de seguridad y ha anunciado la incautación de más de una decena de armas, municiones y diez motocicletas.

La operación tuvo lugar a raíz del citado ataque contra la aldea de Peh --integrada en la comuna de Bidi--, de mayoría fulani y situada cerca de la frontera con Burkina Faso, que se saldó con al menos una veintena de muertos.

El ataque, ejecutado el 13 de noviembre, se enmarca en un ciclo de serie de violentos enfrentamientos entre pastores y agricultores de etnia dogon, que desde hace tiempo se disputan las tierras y los recursos.

Por su parte, los fulani --también conocidos como peul-- se han convertido cada vez más en objetivo ya que se considera que están vinculados con los grupos islamistas que operan en el Sahel, que tienen en los jóvenes fulani descontentos un excelente caldo de cultivo.

"Los asaltantes, vestidos como cazadores tradicionales, llegaron de la vecina localidad burkinesa de Tongo", ha explicado el portavoz gubernamental, Yaya Sangaré.

La violencia entre comunidades rivales ha aumentado este año. En marzo, presuntos milicianos dogon mataron a más de 150 fulani en el centro de Malí, en uno de los peores ataques en la historia reciente del país. Asaltos en localidades dogon en junio dejaron otros 40 muertos.