Publicado 15/08/2020 21:09CET

Malí.- Expertos de la ONU responsabilizan a altos cargos del Gobierno maliense de obstaculizar el proceso de paz

Malí.- Expertos de la ONU responsabilizan a altos cargos del Gobierno maliense d
Malí.- Expertos de la ONU responsabilizan a altos cargos del Gobierno maliense d - WFP / AURÉLIA RUSEK - Archivo

MADRID, 15 Ago. (EUROPA PRES) -

Un grupo de expertos de Naciones Unidas para Malí han señalado a varios responsables y antiguos responsables del Gobierno del país africano, entre ellos el exjefe de gabinete, antiguos miembros de la cúpula militar o el actual director de Seguridad Estatal, de obstaculizar el proceso de paz que comenzó en 2015 entre las autoridades y los grupos armados.

Según un informe final entregado este viernes y al que ha tenido acceso Radio Francia Internacional, los expertos señalan que, merced a estos obstáculos, se han producido masacres en el país que las fuerzas malienses podrían haber impedido.

Entre ellas se encuentra la ocurrida el pasado 14 de febrero en Ogossagou. Ese día una milicia de la etnia dogon atacó una aldea de pastores de la etnia fulani, en un ataque de extraordinaria crueldad: un total de 35 civiles murieron -- mutilados y decapitados -- y 19 siguen desaparecidos.

Los fulani --también conocidos como peul--, un grupo nómada que se dedica al pastoreo y que vive en buena parte de los países del Sahel, es visto con suspicacia por otros grupos, como los dogon, dedicados a la agricultura y con los que históricamente han competido por los recursos.

El principal motivo es que los grupos yihadistas que operan en la región han aprovechado el descontento y la tradicional marginación de los peul para engrosar sus filas, lo que ha derivado también en acusaciones contra ellos por supuestamente ser miembros de grupos terroristas.

Esta situación ha provocado un recrudecimiento de los enfrentamientos intercomunitarios y de las matanzas en venganza por incidentes previos, así como un aumento de las acusaciones contra el Ejército por atrocidades cometidas contra miembros de la comunidad peul.

El informe en particular a un individuo: el exjefe del Estado Mayor y responsable en ese momento de la región central del país, el general Kéba Sangaré, quien supuestamente recibió información diez horas antes del ataque de que los militares desplegados allí para proteger a la población habían abandonado sus posiciones antes de recibir el relevo.

El general no solo no dio una orden para restituir las posiciones sino que proporcionó información falsa a sus superiores, en un acto que recuerda "casos de apoyo del Gobierno maliense a ciertos grupos armados o milicias".