Publicado 06/07/2020 22:10CET

Malí.- Un grupo vinculado a Al Qaeda pide a los dozo que "se aparten de su camino" y dejen de combatirles en Malí

Malí.- Un grupo vinculado a Al Qaeda pide a los dozo que "se aparten de su camin
Malí.- Un grupo vinculado a Al Qaeda pide a los dozo que "se aparten de su camin - VÍDEO DE JNIM - Archivo

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Amadou Koufa, líder del grupo terrorista Frente de Macina, integrado en el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), ha pedido a través de un mensaje de audio que los cazadores tradicionales dozo "se aparten de su camino" y ha incidido en que los enemigos del grupo "son los dirigentes del país".

Koufa ha indicado en un mensaje que le ha sido atribuido que el Frente de Macina "no está en conflicto ni con los dozo --muchos de los cuales son parte de la comunidad dogon-- ni con ninguna otra persona de Malí ni del mundo que no sea un gobernante", según ha recogido el diario 'Nord Sud Journal'.

Así, ha argumentado que su grupo, parte de la filial de Al Qaeda en Malí, quiere que "la democracia desaparezca totalmente" en el país y en el resto del mundo y que "se aplique la 'sharia' y se utilice el Corán para hacer justicia".

"No habrá más querellas y sólo habrá paz. Si eso no pasa, hay que prepararse, porque uno de nosotros morirá. Estamos preparados para ello y derramamos nuestra sangre por esta causa", ha manifestado Koufa en su mensaje, publicado unos días después de la muerte de cerca de 30 personas en varios ataques contra aldeas de mayoría dogon en el centro de Malí.

Por ello, ha trasladado a los dogon que "habrá paz" si están de acuerdo con no enfrentarse al grupo, pero les ha advertido "que se preparen si no están de acuerdo". "Preparad a todas vuestras fuerzas, porque no os dejaremos", ha recalcado.

"Es nuestro mensaje. Queremos paz, pero en la práctica del Islam. Sin la práctica de la 'sharia' no habrá paz entre nosotros", ha manifestado Koufa, quien es además uno de los principales dirigentes del JNIM.

La creciente actividad yihadista en el país, a manos principalmente de las filiales de Estado Islámico y Al Qaeda, ha alentado también la violencia intercomunitaria entre los peul, tradicionalmente pastores, y los dogon, mayoritariamente agricultores.

El principal motivo es que los grupos yihadistas que operan en la región han aprovechado el descontento y la tradicional marginación de los peul para engrosar sus filas, lo que ha derivado también en acusaciones contra ellos por supuestamente ser miembros de grupos terroristas.

Esta situación ha provocado un recrudecimiento de los enfrentamientos intercomunitarios y de las matanzas en venganza por incidentes previos, así como un aumento de las acusaciones contra el Ejército por atrocidades cometidas contra miembros de la comunidad peul.

El aumento de la violencia yihadista y los enfrentamientos intercomunitarios en Malí, al igual que otros países del Sahel, ha provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas durante los últimos meses, especialmente en el centro del país.