Publicado 18/06/2020 11:55CET

Malí.- El imán Dicko rechaza la invitación al diálogo del presidente y llama a manifestarse el viernes en Malí

Malí.- El imán Dicko rechaza la invitación al diálogo del presidente y llama a m
Malí.- El imán Dicko rechaza la invitación al diálogo del presidente y llama a m - PRESIDENCIA DE MALÍ

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La mano tendida del presidente de Malí, Ibrahim Boubakar Keita, a la oposición y en especial al movimiento que lidera el imán Mahmud Dicko no ha sido aceptada y el destacado religioso, muy respetado en el país, mantiene la manifestación prevista para este viernes en contestación por la situación que atraviesa el país.

En un mensaje a la nación el domingo, Keita dijo haber escuchado el "enfado" de los ciudadanos, que el pasado 5 de junio se manifestaron convocados por Dicko y otros grupos opositores, y aseguró estar dispuesto a "hacer todo lo posible para no añadir una crisis política a las crisis de seguridad, sanitaria y económica" que ya atraviesa Malí.

Así, invitó al diálogo y expresó su deseo de reunirse con los integrantes del llamado Movimiento 5 de Junio. "Mi mano está siempre tendida", recalcó, si bien la propuesta fue inmediatamente declinada por Dicko y los demás miembros de la alianza de protesta.

El martes, el presidente volvió a lanzar un nuevo mensaje conciliador, proponiendo la apertura de "consultas" con vistas a la instauración de un gobierno de unión nacional tras las elecciones celebradas el pasado 29 de marzo. Keita ha encargado al primer ministro saliente, Boubou Cissé, su formación.

"¿Se ha tendido una mano? No. Ha sido el pueblo el que le ha obligado. Y una mano tendida simboliza que uno está lejos de su pueblo", sostuvo este miércoles en rueda de prensa Dicko, rechazando la oferta de diálogo, según informa el diario 'Journal du Mali'.

El líder de la Coordinadora de Movimientos, Asociaciones y Simpatizantes del imán Mahmud Dicko (CMAS) denunció que "quienes nos gobiernan han ignorado" el descontento expresado por los ciudadanos, a los que conminó a "no dejarse distraer".

En este sentido, hizo un llamamiento a manifestarse de forma multitudinaria este viernes porque "es la mera existencia de Malí la que está en peligro". "Nosotros no vamos a romper el país ni nos sumaremos a quienes quieren romperlo", aseguró el imán, que en el pasado ejerció de mediador con los grupos islamistas que operan en el país.

"Quienes rompen el país son quienes están ahí a cargo de gobernarlo, pero que no lo han hecho bien", denunció, según informa el portal Maliweb. "Nosotros no somos un pueblo sumiso ni un pueblo resignado". Por ello, aunque habrá peticiones para desconvocar la protesta, dijo Dicko, "el viernes la concentración se celebrará y será histórica".

Malí ha visto en los últimos años multiplicarse las acciones terroristas en su territorio, principalmente a manos de las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico en el Sahel. La actividad yihadista se ha ido extendiendo desde el norte al centro del país y ha contribuido a aumentar la violencia intercomunitaria, enfrentando a pastores con agricultores.

Como resultado de todo ello, en el país hay 4,3 millones de personas necesitadas de ayuda humanitaria y más de 250.000 desplazados internos, unos 40.000 más de los que había a finales de 2019, según datos de la ONU. A esta situación se ha sumado también ahora la COVID-19, con el consiguiente impacto socioeconómico que está teniendo la pandemia en todo el mundo.