Publicado 19/04/2020 11:14:15 +02:00CET

Malí.- Malí celebra la segunda ronda de las parlamentarias frente al coronavirus, la violencia y la inestabilidad

Malí.- Malí celebra la segunda ronda de las parlamentarias frente al coronavirus
Malí.- Malí celebra la segunda ronda de las parlamentarias frente al coronavirus - FACEBOOK SOUMAILA CISSÉ

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Más de siete millones de votantes en Malí se dirigen este domingo a las urnas para la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias y decidir los 125 escaños restantes a pesar del brote de coronavirus y la preocupante situación de seguridad en el país.

La primera ronda tuvo lugar el 29 de marzo, solo cuatro días después del secuestro de uno de los grandes nombres de las elecciones, el excandidato presidencial Soumaila Cisse, una líder del partido de oposición Unión para la República y la Democracia (URD).

Cissé fue secuestrado el 25 de marzo cuando se encontraba haciendo campaña junto a su delegación en Niafunké, en la provincia de Tombuctú (norte), de cara a la primera vuelta de las elecciones parlamentarias que se celebraron el domingo en las que, según los resultados oficiales, consiguió revalidar su escaño.

La segunda ronda sigue adelante a pesar de que el país registra ya 216 casos de la enfermedad y 13 fallecidos, según el balance de la universidad Johns Hopkins.

A ello hay que añadir la grave crisis de seguridad que atraviesa Malí, que ha venido registrando en los últimos meses un número creciente de ataques yihadistas obra tanto de la filial de Al Qaeda en la región como de la de Estado Islámico, lo cual ha hecho además aumentar la violencia intercomunitaria y provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas.

En este sentido, la representante especial adjunta de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA), Joanne Adamson, denunció este pasado jueves en las últimas dos semanas "la situación de los Derechos Humanos ha seguido deteriorándose" y han documentado, al menos, 13 ataques que han matado a 55 civiles en las regiones de Mopti, Fulani y Ouenkoro llevados a cabo "por grupos extremistas violentos y milicias de autodefensa".

"TENTATIVA DE GOLPE DE ESTADO"

A ello se suma una tercera crisis, muy reciente: la detención de seis personas durante las últimas dos semanas, entre ellas una de las figuras de la antigua junta militar, por "tentativa de desestabilización", según fuentes citadas por Radio France Internationale.

Estas fuentes han indicado que entre los detenidos está Seyba Diarrá, un antiguo teniente del Ejército que tuvo un papel importante en el golpe de Estado de 2012 contra Amadou Toumani Touré y quien se convirtió en una de las principales caras en la junta.

Diarrá fue posteriormente imputado y condenado por su responsabilidad en la ejecución de una veintena de militares, cuyos cadáveres fueron hallados en una fosa común, si bien fue recientemente liberado.

Fuentes cercanas a las investigaciones han apuntado que la intentona iba a haber sido llevada a cabo entre las dos vueltas de las elecciones legislativas.

A pesar de todo ello, el Gobierno ha decidido seguir adelante con los comicios. "Ha existido un consenso durante el marco de concertación para la organización de una segunda ronda", según el ministro de Comunicación del país, Yaya Sangaré, en declaraciones recogidas por Malijet. Sin embargo, partidos de oposición, como la propia URD, han asegurado que no fueron invitados a reunión alguna.