Publicado 20/09/2021 13:59CET

Malí.- Malí rechaza las críticas por sus supuestos planes para desplegar mercenarios rusos en el país

Archivo - El primer ministro de transición de Malí, Choguel Maiga (c)
Archivo - El primer ministro de transición de Malí, Choguel Maiga (c) - Nicolas Remene/Le Pictorium Agen / DPA - Archivo

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Malí ha rechazado las críticas vertidas durante los últimos días contra Bamako por sus supuestos planes para el despliegue de mercenarios rusos en el país para hacer frente a la creciente de inseguridad, especialmente en el norte y el centro de su territorio.

Francia advirtió la semana pasada de que retirará a sus tropas de Malí si se permite el despliegue de miembros del Grupo Wagner, tras las informaciones que apuntan a que es posible un acuerdo entre esta empresa y la junta militar maliense.

Tras ello, la Unión Europea alertó sobre el futuro de la misión militar de la UE en Malí, mientras que otros países de la región, entre ellos Níger, se han mostrado contrarios a esta posibilidad, lo que ha generado una dura respuesta por parte de Bamako.

Así, el Ministerio de Exteriores maliense ha cargado contra las críticas de Níger y ha resaltado que Niamey podría haber recurrido a los "canales bilaterales" para abordar "las cuestiones de interés común con un espíritu constructivo".

"En relación con la supuesta voluntad de las autoridades malienses de contratar 'mercenarios', el Gobierno de Malí se sorprende y se pregunta sobre estas acusaciones, fundamentadas únicamente en rumores y artículos de prensa que se enmarcan en una campaña de denigración contra nuestro país y para presentar como malignos a sus dirigentes", ha argüido.

En este sentido, ha hecho además hincapié en que tiene "plena y total soberanía" para "preservar su integridad territorial" y "no permitirá que ningún Estado realice las elecciones en su lugar, mucho menos en lo relativo a quiénes son los socios a los que debe pedir o no pedir ayuda".

El comunicado ha sido publicado días después de que el primer ministro de transición maliense, Choguel Maiga, se refiriera a las críticas sin pronunciarse directamente sobre el Grupo Wagner. Así, resaltó que tras el golpe de Estado militar de agoto de 2020 "hubo socios que decidieron irse de Malí".

"Hay zonas que están abandonadas y es necesario ocuparlas. Nuestras fuerzas no son suficientes", manifestó, antes de apostar por la necesidad de "un plan B" en caso de que las tropas internacionales decidan finalmente retirarse del país, según ha recogido la emisora maliense Studio Tamani.

El Grupo Wagner, propiedad de un empresario ruso cercano al presidente del país, Vladimir Putin, ha enviado mercenarios a varios países de África durante los últimos años --entre ellos Libia y República Centroafricana (RCA)--, lo que ha provocado suspicacias por la implicación de Moscú en varios conflictos en el continente.