Publicado 11/08/2020 20:40CET

Malí.- Miles de personas participan en nuevas movilizaciones en Bamako para pedir la dimisión del presidente de Malí

Malí.- Miles de personas participan en nuevas movilizaciones en Bamako para pedi
Malí.- Miles de personas participan en nuevas movilizaciones en Bamako para pedi - GETTY IMAGES / POOL - Archivo

MADRID, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

Miles de personas han salido nuevamente este martes a las calles de la capital de Malí, Bamako, y otras ciudades del país para reclamar la dimisión del presidente, Ibrahim Boubacar Keita, ha raíz de un nuevo llamamiento formulado por el principal movimiento opositor maliense.

Según las informaciones recogidas por la emisora maliense Studio Tamani, las protestas han provocado una parálisis parcial en la capital, con el cierre de tiendas y la suspensión de servicios públicos y privados ante el llamamiento a la desobediencia civil.

Las fuerzas de seguridad han mantenido además un importante despliegue en diversos puntos de Bamako, especialmente en los alrededores de Koulouba, el Palacio Presidencial, y los tres puentes que conectan la capital con los alrededores.

El líder del Movimiento 5 de Junio-Agrupación de Fuerzas Patrióticas (M5-RFP), el destacado imam Mahmoud Dicko, abogó el domingo por "una movilización general" que implicara el cierre de tiendas a partir de mediodía de cara a una protesta por la tarde para obtener "la dimisión de Keita y su régimen".

Así, defendió la necesidad de que hubiera "una movilización histórica" durante la jornada frente a "la mala gobernanza, la inseguridad y la injusticia surgida a raíz de las últimas elecciones legislativas". "Keita debe irse", zanjó.

Las protestas tienen lugar apenas un día después de que juraran sus cargos los nuevos integrantes del Tribunal Constitucional, nombrados el viernes por Keita en línea con las recomendaciones formuladas por la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) para intentar solucionar la crisis en el país africano.

Entre los nuevos magistrados hay tres nombrados por el presidente, tres designados por el Consejo de la Magistratura, y tres designados por el presidente de la Asamblea Nacional, Moussa Timbiné, sin que el principal movimiento opositor haya tomado parte en el proceso de selección de los integrantes del tribunal.

Los nombramientos podrían ser controvertidos además por el hecho de que Timbiné es uno de los 31 diputados cuya dimisión reclamó la CEDEAO como parte de su 'hoja de ruta' para solucionar la crisis política, si bien todos ellos se negaron a abandonar sus escaños.

La petición del organismo regional deriva de las quejas surgidas por los resultados en las últimas elecciones legislativas, celebradas en marzo y abril, especialmente en lo relativo a la victoria de estos parlamentarios.

El Tribunal Constitucional fue disuelto por Keita después de que una serie de protestas en la capital, Bamako, tras el llamamiento a la desobediencia civil por parte del M5-RFP derivara en unos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad que se saldaron con la muerte de más de una decena de manifestantes.

El movimiento opositor ha redoblado sus exigencias y ha pedido al primer ministro, Boubou Cissé, que presente su dimisión para poder avanzar de cara a un acuerdo, tras rechazar la propuesta presentada por la mediación de la CEDEAO.

LA PROPUESTA DE LA CEDEAO

La propuesta de la CEDEAO contempla un Gobierno de unidad, la dimisión "inmediata" de 31 diputados para dar paso a elecciones parciales, una "recomposición" del Constitucional y la creación de una comisión de investigación sobre la muerte de manifestantes en las protestas. Además, amenazó con sanciones contra los que actúen para impedir una solución a la crisis.

Asimismo, recoge que este Ejecutivo de unidad debería contar con miembros del movimiento opositor y la sociedad civil, si bien manifestó que los ministros de Defensa, Justicia, Exteriores, Seguridad y Finanzas "podrían ser nombrados antes de la formación" de este nuevo Gobierno, a lo que se ha ceñido Keita con su anuncio.

En respuesta, Keita anunció un Gobierno reducido de seis ministros para abordar la puesta en marcha de la propuesta, si bien Dicko ha rechazado que miembros del movimiento vayan a entrar a formar parte de un Ejecutivo liderado por el presidente.

La oposición ha denunciado la incapacidad del Gobierno para hacer frente al incremento de la violencia yihadista a manos de las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico, la cual ha potenciado también una incipiente violencia de tipo comunitario que enfrenta esencialmente a peul, a los que se identifica con los terroristas, con otros grupos étnicos.

A esto se suma una grave situación económica, la percibida corrupción de la clase política y ahora también el impacto de la pandemia de coronavirus, así como el rechazo de la oposición a los resultados de las elecciones parlamentarias celebradas a finales de marzo en el país africano.