Publicado 06/06/2020 15:35CET

Malí.- Mueren cerca de 30 personas en un ataque contra una comunidad de mayoría fulani en el centro de Malí

Malí.- Mueren cerca de 30 personas en un ataque contra una comunidad de mayoría
Malí.- Mueren cerca de 30 personas en un ataque contra una comunidad de mayoría - FUERZAS ARMADAS DE MALÍ - Archivo

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 30 personas murieron el viernes en un ataque ejecutado contra la localidad maliense de Binedama, de mayoría fulani y ubicada en la región de Mopti (centro), un incidente que ha sido achacado al Ejército por varias organizaciones civiles del país.

La organización no gubernamental Kisal ha indicado que la localidad, en el círculo de Koro, fue atacada "por militares malienses, que mataron a una treintena de personas", entre las que figuran el jefe de la localidad y 18 miembros de su familia. "La aldea ha sido totalmente destruida", ha agregado.

Así, ha manifestado a través de su cuenta en la red social Facebook que los supervivientes han relatado que "una columna de vehículos de las Fuerzas Armadas" llegó a la localidad y se posicionaron en la salida hacia Anakidjé, situada en los alrededores.

Kisal ha resaltado que los militares abrieron fuego contra los presentes tras entrar en la aldea, matando también a mujeres y niños, e incendiaron varias viviendas.

Por su parte, la organización Tabitaal Pulaaku, una asociación fulani de Malí, ha cifrado a través de su cuenta en la citada red social en 29 los fallecidos y ha acusado también a "militares malienses y cómplices dozos".

"El jefe de la aldea se llamaba Idy Boulo Barry. Tenía más de 60 años. 18 miembros de su familia han sido asesinados por las fuerzas del mal", ha agregado.

Los fulani --también conocidos como peul--, un grupo nómada que se dedica al pastoreo y que vive en buena parte de los países del Sahel, es visto con suspicacia por otros grupos, como los dogon, dedicados a la agricultura y con los que históricamente han competido por los recursos.

El principal motivo es que los grupos yihadistas que operan en la región han aprovechado el descontento y la tradicional marginación de los peul para engrosar sus filas, lo que ha derivado también en acusaciones contra ellos por supuestamente ser miembros de grupos terroristas.

Esta situación ha provocado un recrudecimiento de los enfrentamientos intercomunitarios y de las matanzas en venganza por incidentes previos, así como un aumento de las acusaciones contra el Ejército por atrocidades cometidas contra miembros de la comunidad peul.

Malí, al igual que otros países del Sahel, ha venido registrando en los últimos meses un número creciente de ataques yihadistas obra tanto de la filial de Al Qaeda en la región como de la de Estado Islámico, lo que, sumado a la violencia intercomunitaria, ha provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas.