Publicado 06/07/2020 11:45CET

Malí.- La oposición en Malí llama nuevamente a manifestarse pese a los esfuerzos de diálogo del presidente

Malí.- La oposición en Malí llama nuevamente a manifestarse pese a los esfuerzos
Malí.- La oposición en Malí llama nuevamente a manifestarse pese a los esfuerzos - PRESIDENCIA DE MALÍ

Los encuentros de Keita como el imán Dicko y otros miembros del movimiento opositor no han dado resultado

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El movimiento de oposición que lidera el imán Mahmud Dicko ha convocado una nueva manifestación para este viernes en Bamako tras considerar que el presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, no tiene una voluntad real de aceptar sus reivindicaciones para resolver la crisis política en la que se encuentra sumido el país.

Keita se reunió el sábado con Dicko, una figura muy influyente en el país y que en el pasado ha participado en negociaciones con los yihadistas, y este domingo hizo lo propio con otros líderes del Movimiento 5 de Junio-Agrupación de Fuerzas Patrióticas (M5-RFP) con el fin de rebajar la tensión, después de dos multitudarias protestas para exigir su dimisión el 5 y el 19 de junio.

Según contó Dicko al término del encuentro con el mandatario, ambos hablaron "de todo lo relativo a la crisis del país de forma general". El clérigo se mostró convencido de que "con la voluntad de todos y de todas las partes concernidas, vamos a encontrar, si Dios quiere, una solución". "Mi papel de imán me obliga a ser alguien que considera siempre la paz como lo esencial", añadió.

A petición del imán, Keita recibió el domingo a los principales integrantes del movimiento opositor, con quienes abordó las exigencias formuladas por estos en un memorándum publicado el 30 de junio. En dicho documento, exigen principalmente la disolución de la Asamblea Nacional resultante de las elecciones del 29 de marzo y la creación de un legislativo de transición, el cambio de todos los miembros del Tribunal Constitucional y el establecimiento de un gobierno de transición con un primer ministro designado por el M5-RFP.

"Respeto las posturas expresadas por vosotros y os invito a seguir y profundizar en los intercambios con la mayoría presidencial", les trasladó Keita a sus interlocutores, según el comunicado publicado por la Presidencia al término del encuentro.

Además, el presidente les reiteró su invitación a entrar a formar parte del gobierno de unidad nacional que ha propuesto para resolver la crisis, el cual echará andar en breve, según previno.

CRÍTICAS A LA POSTURA DE KEITA

Sin embargo, pese a que según la Presidencia, el encuentro transcurrió de forma muy cordial, los integrantes del M5-RFP no salieron conformes del mismo. "Le hemos escuchado de forma cortés (pero) hemos comprendido que en realidad no había ninguna discusión que mantener", ha declarado uno de sus integrantes, Choguel Kokalla Maiga, según informa RFI.

En un comunicado posterior, el movimiento opositor ha indicado que se reunieron con el presidente para hablar de "las soluciones de salida de la crisis, de la que él mismo y su régimen son los únicos y exclusivos responsables" pero Keita "ha seguido haciendo oídos sordos y dando pruebas de desprecio hacia el pueblo maliense".

Así, han acusado al presidente de "ignorar realmente todas las demandas y medidas" planteadas en su memorámdum, remitiendo al movimiento opositor a discutir con la mayoría presidencial la cual, "no dispone de ningún poder y por la que él mismo no tiene ningún respeto ni consideración".

Por ello, el M5-RFP ha reafirmado "más que nunca su determinación a obtener por las vías legales y legítimas la dimisión" de Keita y su Gobierno, salvo que se cumpla de forma integral lo planteado en su memorándum y ha llamado a los ciudadanos a "la mayor movilización el 10 de julio y los días sucesivos en todo el territorio nacional y en la diáspora" para lograr este objetivo "por la supervivencia de Malí y la felicidad de los malienses".

Malí es escenario de una creciente violencia yihadista, a manos de las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico, la cual ha potenciado también una incipiente violencia de tipo comunitario que enfrenta esencialmente a peul, a los que se identifica con los terroristas, con otros grupos étnicos. A esto se suma una grave situación económica, la percibida corrupción de la clase política y ahora también el impacto de la pandemia de coronavirus.