Publicado 16/11/2020 18:43CET

Malí.- El presidente de Malí defiende la composición del Parlamento de transición pese a las críticas opositoras

Arranca una nueva ronda de contactos del Comité de Seguimiento del Acuerdo de Paz de 2015

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Malí, Bah Ndaw, ha defendido su decreto sobre la formación del Parlamento de transición, pese a las críticas vertidas por diversos partidos y agrupaciones sindicales, especialmente desde el Movimiento 5 de Junio-Agrupación de Fuerzas Patrióticas (M5-RFP).

"Firmé un decreto y me atengo al espíritu de ese decreto", ha dicho Ndaw, un exministro de Defensa nombrado para el cargo por la junta militar que se hizo con el poder tras el golpe de Estado del 18 de agosto contra el entonces presidente del país, Ibrahim Boubacar Keita.

"Soy el presidente de una transición. Intento estar al margen de las disputas. No soy un hombre político. Me hicieron un encargo para una misión de 18 meses. El reloj está en marcha", ha sostenido, según ha informado el diario maliense 'L'Essor'.

El decreto publicado por Ndaw recoge que 22 de los 121 miembros del CNT serán "representantes de las fuerzas de defensa y seguridad", mientras que ocho serán integrantes del opositor M5-RFP. Asimismo, once serán miembros de los diversos partidos, mientras que nueve serán representantes de organizaciones de la sociedad civil.

En respuesta, el comité estratégico del M5-RFP, que estuvo detrás de las masivas manifestaciones contra Keita previas a la asonada, denunció la semana pasada la composición del Consejo Nacional de Transición (CNT) y criticó la "militarización de las instituciones" y la "negligencia hacia los partidos y movimientos políticos".

El destacado movimiento opositor ya quedó al margen del Gobierno de unidad y negó haber participado en la aprobación de la 'hoja de ruta' para el proceso de transición. A las críticas se sumaron la Confederación Sindical de Trabajadores de Malí (CSTM), la Coalición de Fuerzas Patrióticas (COFOP) y el partido Yelema del ex primer ministro Moussa Mara.

Ndaw fue nombrado para el cargo el 21 de septiembre por parte de la junta, cuyo nombre oficial era Consejo Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP), mientras que el líder de la misma, Assimi Goita, fue nombrado vicepresidente.

Posteriormente, Moctar Ouane fue nombrado primer ministro, tras lo que se desveló un Ejecutivo de transición con militares en las principales carteras, lo que ya provocó críticas por parte del M5-RFP, encabezado por el influyente imam Mahmoud Dicko.

PROCESO DE PAZ

En otro orden de cosas, Ouane ha dado este lunes el pistoletazo de salida a una nueva reunión del Comité de Seguimiento del Acuerdo de Paz de 2015 (CSA), tras varios meses sin contactos debido "a un contexto sociopolítico agitado", según ha dicho el primer ministro.

"Me gustaría aprovechar esta ocasión para expresar a todos los miembros del CSA la gratitud del pueblo maliense por los esfuerzos hechos en favor de la paz, la estabilidad y la reconciliación en nuestro país", ha manifestado.

Así, ha hecho hincapié en la necesidad de "insuflar un nuevo aire al proceso de paz" ante "la ausencia de dividendos concretos para la población y la degradación de la situación de seguridad", tal y como ha recogido el portal de noticias Malijet.

Ouane ha mostrado además el "compromiso inamovible" de las autoridades de transición con el proceso de paz y ha destacado que el mismo será "prioritario" durante este proceso. "La duración relativamente corta de la transición exige elecciones y definir prioridades claras", ha argüido.

El primer ministro maliense ha pedido "reflexionar" sobre algunos aspectos del acuerdo de paz para "lograr avances cualitativos", entre ellos "la redinamización del proceso de desarme, desmovilización y reinserción" y "acelerar las reformas políticas e institucionales".

En tercer lugar, ha pedido "un apoyo a las acciones para el desarrollo" y ha resaltado que "el 25 por ciento de los centros escolares están cerrados, lo que afecta a más de 115.000 niños, así como "el relanzamiento de la reconciliación nacional, que es una prioridad estratégica de la transición".

"Me gustaría aprovechar la oportunidad que se me ofrece para reafirmar con fuerza que la estabilidad de nuestro país será resultado de los avances que logremos en materia de reconciliación", ha zanjado el primer ministro maliense.

El acuerdo alcanzado en 2015 --firmado por la Coordinadora de Movimientos del Azawad (CMA) y la Plataforma, una coalición de milicias progubernamentales-- contempla un alto el fuego y propone dotar de más competencias a la parte septentrional de Malí, la creación de una fuerza de seguridad regional y un plan de desarrollo.

El pacto fue alcanzado tras años de combates en el marco de la ofensiva de los grupos separatistas tuaregs lanzada en 2012 y que posteriormente fue 'secuestrada' por los grupos islamistas armados que avanzaron hacia el centro del país, provocando la intervención militar de Francia.

Contador