Publicado 23/09/2019 15:20:20 +02:00CET

Malí.- El presidente de Malí dice no excluir una revisión del acuerdo de paz firmado en 2015

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, ha afirmado que no excluye una revisión de ciertas cláusulas del acuerdo de paz firmado en 2015 con varios grupos armados del norte del país, debido a los "obstáculos" existentes a la hora de ponerlo en marcha.

En un mensaje a la nación con motivo del 59º aniversario de la independencia del país, el mandatario ha hecho referencia a "los obstáculos a los que ha hecho frente el Acuerdo para la Paz y la Reconciliación" y ha destacado que "las dificultades persisten".

Así, ha manifestado que algunas de estas dificultades "son inherentes a la naturaleza misma del acuerdo", mientras que otras derivan de "los malentendidos y, a veces, la intransigencia de algunos de los firmantes".

"Debo reafirmar el compromiso del Gobierno maliense con este acuerdo, incluso si eso significa discutir ciertas cláusulas, dado que lo esencial es preservar el espíritu (del pacto de paz)", ha resaltado.

"Siendo garante de este acuerdo y reafirmando el compromiso del Gobierno con su aplicación, me gustaría renovar mi llamamiento a nuestros hermanos de los movimientos firmantes e invitarles a hacer todo lo posible para regresar a la normalidad constitucional y administrativa, incluido el retiro de una hipoteca muy pesada sobre los esfuerzos para el desarrollo", ha añadido.

En este sentido, Keita ha formulado un llamamiento concreto "a los hermanos en el norte" para lograr que "los esfuerzos de todas las partes tiendan sólo hacia la paz". "La paz es necesaria para los ciudadanos, todos los ciudadanos, empezando por los del norte, que la reclaman con fervor", ha agregado.

"La paz es necesaria igualmente para que el Estado y la República puedan librar su verdadera guerra, digna y en el interés de Malí, que es la del desarrollo", ha sostenido el presidente del país africano.

Por ello, ha recalcado que es necesaria "una mejor gobernanza de los recursos para que cada céntimo vaya destinado al precioso desarrollo nacional", antes de reclamar que no se recurra a la violencia "como medio de reivindicación de derechos".

Keita ha denunciado así los "actos criminales" en varias zonas del país, entre ellos los recientes incidentes en Tombuctú y Niono, que se saldaron con varios muertos, entre ellos el comisario de la Policía de esta última ciudad, linchado por manifestantes.

Por último, el presidente ha defendido que un proceso de diálogo "encierra un potencial insospechado" y ha apostado por "una lectura sana y serena de la complejidad de la realidad" que atraviesa el país.

EL ACUERDO DE PAZ

El documento acordado en Argelia en marzo de 2015 tenía como objetivo poner fin al conflicto entre el Ejército y diversos grupos armados que operan en la región del Azawad, sacudida desde 2012.

El levantamiento armado tuareg se produjo aprovechando el vacío de seguridad provocado a raíz del golpe de Estado de marzo de ese año contra el entonces presidente, Amadou Toumani Touré.

El Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) arrebató todo el norte de Malí, de mayoría tuareg, a las tropas gubernamentales en una rebelión, pero la revuelta fue enseguida secuestrada por varios grupos islamistas, entre ellos Al Qaeda.

A pesar de la declaración de independencia formulada entonces por el MNLA, ni Malí ni la comunidad internacional reconocieron el paso dado por el grupo tuareg, una comunidad que ha protagonizado varios levantamientos en las últimas décadas para reclamar una mayor autonomía o directamente la independencia.

Ante los avances de los grupos yihadistas --el Movimiento de Unidad para la Yihad en África Occidental (MUYAO), Ansar Dine y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI)-- el Gobierno de Francia autorizó una intervención militar para preservar sus intereses e impedir repeler la ofensiva de los islamistas armados contra el centro de Malí.

El acuerdo alcanzado en 2015 --firmado por la Coordinación de Movimientos del Azawad (CMA) y la Plataforma, una coalición de milicias progubernamentales-- contempla un alto el fuego y propone dotar de más competencias a la parte septentrional de Malí, la creación de una fuerza de seguridad regional y un plan de desarrollo.