Publicado 09/07/2020 14:01CET

Malí.- El presidente de Malí propone un acuerdo de unión nacional para devolver la seguridad y la estabilidad al país

Malí.- El presidente de Malí propone un acuerdo de unión nacional para devolver
Malí.- El presidente de Malí propone un acuerdo de unión nacional para devolver - - / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

Plantea renovar todo el Tribunal Constitucional y desmovilizar los grupos de autodefensa

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, ha propuesto un acuerdo de unión nacional sustentado en cuatro pilares con el que busca poner fin a las protestas convocadas por un sector de la oposición liderado por el imán Mahmud Dicko al tiempo que se devuelve la paz y la estabilidad al país, escenario desde hace años de una incipiente violencia yihadista a la que se ha sumado también una violencia de carácter comunitario.

El mandatario volvió a dirigirse a la nación este miércoles por la noche para reiterar su oferta de crear "un gobierno de unión nacional abierto a todas las sensibilidades --mayoría, oposición, sociedad civil--" y defendió la necesidad de elaborar "un acuerdo político de unión nacional" que iría hasta 2023 y se vertebraría en torno a cuatro ejes fundamentales.

El primero sería "pacificar y garantizar la seguridad en el país en toda su extensión", un trabajo que reconoció que será "interminable, pero se trata de no conceder ni un palmo más de nuestro territorio y hacer recular al enemigo" con vistas a lograr que "Malí en particular y el Sahel en general no se conviertan en el nuevo santuario mundial del terrorismo".

En este sentido, Keita reconoció que es "indispensable" la "disolución de todas las milicias de autodefensa, llevar a término el proceso de desarme, desmovilización y reinserción" resultante del acuerdo de paz con los insurgentes tuareg y "acelerar el retorno efectivo del Estado a las regiones del centro y el norte", las más afectadas por la violencia.

En segundo lugar, se adoptarán "las reformas institucionales convenidas" en el plazo de doce meses con el fin de atender las demandas de los ciudadanos, añadió, precisando que el tercer pilar sería "hacer operativas las regiones que aún no lo son" lo que pasa, según dijo, por "una descentralización pausada pero irreversible".

Por último, según Keita, habrá que "velar por una sana distribución de la justicia". En este sentido, reconoció que "desde hace tiempo este país clama su sed de justicia" y también ciertas "taras" como la corrupción y la duración de los procedimientos.

El presidente sostuvo que no podía hacer "oídos sordos" ante las reclamaciones de los ciudadanos, tras las dos multitudinarias protestas el 5 y el 19 de junio en Bamako promovidas por Dicko y otros grupos opositores, y anunció algunas concesiones en línea con sus exigencias.

RENOVACIÓN DEL CONSTITUCIONAL

Así, anunció que se va a proceder a cambiar a los miembros del Tribunal Constitucional "lo más rápidamente posible", para lo que se contará con el apoyo de expertos de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), que ha ejercido de mediadora en la reciente crisis política.

Keita ha confiado que el nuevo Constitucional pueda encontrar "soluciones" para resolver la cuestión en torno a la Asamblea Nacional resultante de las elecciones del pasado 29 de marzo, dado que la anulación de la elección de algunos de los miembros ha sido uno de los elementos de disputa.

En este sentido, en relación con la petición de disolver la Asamblea Nacional planteada por el Movimiento 5 de Junio del que forma parte Dicko, el presidente dijo que "si la paz de Malí pasa por ahí y tengo los medios constitucionales para hacerlo sin arriesgar a crear un vacío constitucional dañino para el país, lo haré sin dudarlo". Sin embargo, añadió, con ello no sería justo al privar de sus escaños a quienes los consiguieron sin contestación.

El presidente defendió que el país necesita "un parlamento inmediatamente operativo" que permita poner en práctica su propuesta de acuerdo de unión nacional. "Estamos en guerra y en pandemia y debe haber un Ejecutivo", incidió, apelando a que "algunos de nuestros hermanos abandonen la postura de rechazo", en clara alusión al bloque comandado por Dicko.

En este sentido, tras los contactos mantenidos el pasado fin de semana tanto con el reputado imán como con otros miembros del movimiento, reiteró su oferta de diálogo y les invitó a "unirse a este proyecto para Malí, que no tiene otra ambición que consolidar la marcha de nuestro país". El Movimiento 5 de Junio-Agrupación de Fuerzas Patrióticas (M5-RFP) ha hecho un llamamiento a los ciudadanos a manifestarse nuevamente este viernes.

Malí es escenario de una creciente violencia yihadista, a manos de las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico, la cual ha potenciado también una incipiente violencia de tipo comunitario que enfrenta esencialmente a peul, a los que se identifica con los terroristas, con otros grupos étnicos. A esto se suma una grave situación económica, la percibida corrupción de la clase política y ahora también el impacto de la pandemia de coronavirus.