Publicado 15/06/2020 11:51CET

Malí.- El presidente de Malí tiende "la mano al diálogo" ante las últimas protestas en su contra

Malí.- El presidente de Malí tiende "la mano al diálogo" ante las últimas protes
Malí.- El presidente de Malí tiende "la mano al diálogo" ante las últimas protes - GETTY IMAGES / POOL - Archivo

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Malí, Ibrahim Boubakar Keita, ha tendido "la mano al diálogo" a los grupos de oposición, comandandos por el destacado imán Mahmoud Dicko, que convocaron el 5 de junio una multitudinaria manifestación en Bamako con la intención de sumar al país, golpeado por una grave inseguridad y también por la COVID-19, también "una crisis política".

En un mensaje a la nación el domingo por la noche, el mandatario aseguró que ha "seguido con atención los últimos acontecimientos que se han producido" en el país, en alusión a la reciente manifestación opositora, que está previsto a priori que tenga continuidad con otra este mismo viernes. "He escuchado el enfado y los gritos. He escuchado las reivindicaciones y las demandas", agregó Keita.

El presidente reconoció que le corresponde a él en primer lugar "hacer todo lo posible para no añadir una crisis política a las crisis de seguridad, sanitaria y económica" que ya atraviesa Malí. "Mi papel es saber prevenir los esquemas de confrontación violenta que no harán bien a nadie", agregó.

"Por ello, invito al diálogo", señaló el mandatario, incidiendo en que en realidad "todos amamos a este país, sean cuales sean nuestras sensibilidades". Por ello, dijo que está deseando "reunirse muy pronto con los actores del movimiento del 5 de junio" que lidera Dicko y del que también forman parte otros grupos de oposición, que piden la renuncia del mandatario.

Keita prometió que hará todo lo posible para fortalecer la democracia en Malí y "para que la seguridad y la paz regresen y para que el desarrollo se acelere". "Mi puerta está abierta y mi mano siempre está tendida", insistió, apostando por la unidad y la solidaridad ante la situación en la que se encuentra el país.

Por otra parte, tras haber vuelto a encargar a Boubou Cissé la formación de Gobierno tras ratificarle como primer ministro a raíz de los resultados de las elecciones del pasado 29 de marzo, Keita prometió que será "un gobierno de cambio, exclusivamente basado en los resultados definidos de antemano y mesurables".

Malí ha visto en los últimos años multiplicarse las acciones terroristas en su territorio, principalmente a manos de las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico en el Sahel. La actividad yihadista se ha ido extendiendo desde el norte al centro del país y ha contribuido a aumentar la violencia intercomunitaria, enfrentando a pastores con agricultores.

Como resultado de todo ello, en el país hay 4,3 millones de personas necesitadas de ayuda humanitaria y más de 250.000 desplazados internos, unos 40.000 más de los que había a finales de 2019, según datos de la ONU.