Publicado 01/06/2021 15:42CET

Malí.- Los rebeldes tuareg de la CMA piden "garantías" sobre el acuerdo de paz tras el nuevo golpe de Estado en Malí

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

La coalición rebelde tuareg Coordinación de Movimientos del Azawad (CMA) ha reclamado "garantías" sobre el acuerdo de paz firmado en 2015 tras el nuevo golpe de Estado dado la semana pasada por el coronel Assimi Goita, quien cesó al presidente y al primer ministro de transición tras el anuncio del nuevo Gobierno.

La CMA, integrada en el Parlamento de transición creado tras la asonada de agosto de 2020, ha dicho que ha decidido "no acompañar la actual transición sin un compromiso garantizado sobre sus prioridades", incluidas las disposiciones del acuerdo de paz firmado en Argelia.

Así, el jefe de la delegación de la coalición tuareg para el seguimiento del acuerdo, Ataye ag Mohamed, ha pedido que "se ponga en marcha rápidamente" el proceso de revisión de la Constitución y la reestructuración del Ejército, según ha informado la emisora francesa Radio France Internationale.

Ag Mohamed ha incidido en la necesidad de que la situación sea abordada "para evitar que la participación (de la CMA) sea (reducida) en los márgenes del Gobierno", al tiempo que ha agregado que la coalición quiere abordar "el proceso de paz y las cuestiones de soberanía".

Con el Acuerdo de Argel de 2015 firmado entre el Gobierno y los grupos separatistas tuareg, estos pasaron a formar parte de las Fuerzas Armadas, se selló un alto el fuego y se propuso dotar de más competencias a la parte septentrional de Malí, así como la creación de una fuerza de seguridad regional y un plan de desarrollo.

Los rebeldes tuareg se han levantado en armas hasta cuatro veces en 50 años para conseguir, en unos casos, mayor autonomía o, en otros, directamente la independencia de Bamako. El último levantamiento tuvo lugar en 2012, si bien fue rápidamente secuestrado por grupos yihadistas que avanzaron hacia el centro del país africano.

El nuevo golpe de Estado en Malí ha llevado a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) a suspender al país en el seno del organismo, si bien no ha impuesto nuevas sanciones a Goita, antiguo líder de la junta militar instaurada tras la asonada de 2020 y hasta ahora vicepresidente.

El Tribunal Constitucional de Malí ratificó el viernes a Goita como nuevo presidente de transición, días después de que los militares dimitieran al presidente y al primer ministro, Bah Ndaw y Moctar Ouane, respectivamente, quienes dimitieron bajo presión del Ejército.

El desencadenante de la nueva crisis fue la reciente dimisión de Ouane en medio de nuevas protestas opositoras, tras lo que Ndaw le volvió a nombrar para el cargo. Así, el 24 de mayo desveló la composición del nuevo Gobierno, con militares en las principales carteras pero sin importantes figuras de la junta en el seno del Ejecutivo.

Tras su detención, Goita procedió a su cese un día después argumentando que el anuncio del nuevo Ejecutivo supone "una voluntad manifiesta del presidente de transición y del primer ministro de ir hacia una violación de la hoja de transición, contrariamente al juramento que hicieron durante su investidura del 25 de septiembre de 2020".

Contador