Publicado 08/03/2021 09:39CET

Manifestantes bloquean carreteras en Beirut y otras ciudades de Líbano para protestar contra la crisis económica

Archivo - Protesta en Líbano contra la crisis económica
Archivo - Protesta en Líbano contra la crisis económica - Marwan Naamani/dpa - Archivo

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Grupos de manifestantes han iniciado este lunes una nueva jornada de protestas contra la profunda crisis política y económica en el país, que ha derivado en la caída de la libra libanesa, con el bloqueo de varias calles y carreteras en la capital, Beirut.

Según las informaciones recogidas por el portal libanés de noticias Naharnet, los manifestantes han bloqueado la carretera del paseo marítimo, así como la rotonda de Cola, en el centro de la ciudad. Los bloqueos se han sucedido además en decenas de localidades del país.

El hundimiento de la libra libanesa, que ha alcanzado los 11.000 dólares en el mercado negro, ha provocado una serie de manifestaciones durante los últimos días a causa de su impacto sobre los precios y el deterioro de la calidad de vida de la población.

"Es lógico que los libaneses luchen a causa de la leche", ha dicho uno de los manifestantes. "Todo el mundo tiene cuatro o cinco personas a cargo, incluidos sus padres. Tienen que dimitir (los políticos). ¿No les da vergüenza matar de hambre a su propio pueblo?", se ha preguntado.

La caída de la moneda libanesa ha provocado además retrasos en la llevada de las importaciones de combustible, lo que ha incrementado los cortes eléctricos, que en algunas zonas llegan a ser de doce horas al día, sin que los partidos políticos hayan logrado acordar la composición de un nuevo Gobierno desde agosto.

En este sentido, el partido-milicia chií Hezbolá advirtió el domingo de una posible "explosión" social si no se acuerda rápidamente un Ejecutivo, al tiempo que pidió que se dejen de lado "la retórica" y "las cuotas", en aparente referencia al presidente y al primer ministro designado, Michel Aoun y Saad Hariri, respectivamente.

"Necesitamos urgentemente la rápida formación del Gobierno", dijo el parlamentario de Hezbolá Hasán Ezedín, quien agregó que "los implicados en la formación (del Ejecutivo) deben actuar con la máxima rapidez, en el marco del mecanismo constitucional, para sacar al país de la crisis", según ha recogido el diario 'The Daily Star'.

En este sentido, resaltó que las últimas protestas "suponen el sonido de una alarma a los implicados para que trabajen para formar un Gobierno efectivo, productivo y serio que pueda asumir sus responsabilidades a la hora de encontrar soluciones para las crisis de la nación". "No es que el Estado no esté en buena forma. Está en su peor forma y estamos al borde de una explosión (social) y un colapso", zanjó.

DIAB AMENAZA CON SUSPENDER SUS ACTIVIDADES

Por su parte, el primer ministro en funciones, Hasán Diab, se ha mostrado durante el fin de semana dispuesto a poner fin a sus funciones si ello incrementa la presión sobre la formación de Gobierno, si bien podría tener un grave impacto sobre la situación en el país.

"Si la reclusión ayuda en el proceso de formación de Gobierno, estoy dispuesto a recurrir a ella, aunque va contra mis convicciones, ya que altera la gestión y va en detrimento de los libaneses", alertó, antes de incidir en que su Gobierno está llevando a cabo sus tareas "con toda su capacidad".

Líbano, que afronta su peor crisis económica desde la guerra civil (1975-1990), se halla con un Gobierno en funciones desde agosto a raíz de la dimisión de Diab días después de las explosiones del 4 de agosto en el puerto de Beirut, que dejaron más de 200 muertos y 7.000 heridos.

Tras ello, el ex primer ministro Saad Hariri fue designado para la tarea de formar un Ejecutivo en octubre de 2020, cerca de un año después de dimitir del cargo en medio de otra oleada de movilizaciones populares contra su Gobierno.

Sin embargo, sus esfuerzos han logrado escasos avances ante un bloqueo político y sus diferencias con Aoun. Durante los últimos meses ambos políticos han intercambiado acusaciones y reproches por la situación y el ahondamiento de la crisis, recrudecida por la pandemia de coronavirus.