Publicado 19/05/2021 18:11CET

Margallo, partidario de poner sanciones a Marruecos si sigue usando la inmigración como arma, espera que Biden las apoye

Critica que el Gobierno no haya sabido ver las señales y cree que ha conseguido enfadar a la vez a Marruecos, Argelia y al Frente Polisario

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El exministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, se ha mostrado hoy partidario de que la comunidad internacional imponga sanciones a Marruecos si este país continúa utilizando la inmigración como arma y espera que el presidente de los EEUU, Joe Biden, lo apoye. En declaraciones a Cuatro, recogidas por Europa Press, ha criticado la actuación del Gobierno de Pedro Sánchez por no haber sabido leer los mensajes del país vecino y cree que el Ejecutivo tiene como tarea recuperar el protagonismo en la UE sobre este asunto y volver a contar con el apoyo de EEUU que ha perdido.

Margallo ha asegurado que si Marruecos "no entra en razón y no controla la inmigración hay que imponer sanciones". En este sentido, ha explicado que igual que la Unión Europea ha tenido que aceptar las sanciones contra Rusia, aunque éstas perjudican a los europeos, espera que "si Marruecos insiste en utilizar la inmigración como arma de combate y no controlar la frontera, hay que pasar a un estadio superior".

En su opinión, el Gobierno de España tiene que sacar sus consecuencias como "cualquier país digno" y si la situación no se reconduce, "habrá que poner sanciones" que espera que el presidente americano, Joe Biden, apoye, dado que la UE está apoyando las impuestas a Rusia por su actuación en Crimea. No obstante, ha dicho que espera que no se llegue ahí.

También ha querido matizar que la afirmación de que las devolucione en caliente se están aplicando en función de un acuerdo de 1992 con Marruecos. Según ha precisado, no es exactamente así, ya que ese acuerdo permite la devolución de nacionales de terceros países y no se puede aplicar a los marroquíes. Por lo que cree que hay un margen de interpretación en la norma y ha apuntado la buena fé el hecho de que se esté aceptando.

El exministro ha criticado que el Gobierno español no haya sabido leer las señales que le llegaban desde Marruecos, la última, la advertencia por haber acogido en España al líder del Frente Polisario, Ibrahim Gali, que se encuentra ingresado en un hospital de Logroño, sin avisar a Rabat y no teniendo en cuenta que tiene acusaciones pendientes en la Audiencia Nacional.

Con lo cual, advierte de que la política exterior con relación a Marruecos se resumen en que "este Gobierno ha logrado algo que ningún Gobierno había logrado, que es enfadar al mismo tiempo a Marruecos, Argelia y el Polisario".

EL GOBIERNO NO HA SABIDO LEER LAS SEÑALES DE MARRUECOS

Margallo considera que el Ejecutivo español no ha sabido leer las señales del país vecino. En este sentido, precisa que Marruecos ha estado enviando señales estos últimos meses. Entre ellas, ha citado que el país alahuita aplazó "sine die" la reunión bilateral con España; que el primer ministro marroquí volvió a que Marruecos reivindica Ceuta y Melilla, --algo de lo que no se habla cuando las cosas van bien, según asegura--; ha reclamado unas aguas jurisdiccionales que considera como propias en Canarias y desde Marruecos se hacen comentarios muy duros el 25 de abril y el 8 de mayo, advirtiendo que lo que se ha hecho con el presidente de la RAS (República Arabe Saharahui Demcrática) va a tener consecuencias, que es exactamente lo que le repite la embajadora a la ministra de Exteriores cuando la convoca hace unos días.

Pero cree además que hay una señal mucho más evidente que es el incremento en las llegadas de imigrantes irregulares desde Marruecos, que en 2020 fue del 74 por ciento y en Canarias, mucho mayor, del 477 por cien. Y este año, ha precisado, está siendo peor en el archipiélago porque el pasado ejercicio por estas fecha habían llegado 42 barcos y esta año ya van cien.

A ello se suma, según ha señalado, el reconocimiento del ya expresidente americano Donald Trump de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara, "cosa que Biden no ha desmentido".

PRIMERA MISION, RECUPERAR PROTAGONISMO EN LA UE Y EL APOYO DE EEUU

Por ello, considera que el Ejecutivo de Pedro Sánchez tiene como "primera misión" dos tareas fundamentales. Una de ellas es recuperar el protagonismo que España tenía sobre estos asuntos en la Unión Europea --ya que hay una tradición en la UE y es que el país más afectado es siempre el que primero habla-- y que ha perdido. Y la otra es recuperar el apoyo de los EEUU.

En su opinión, estos son dos "anclajes" que permiten a España "navegar con seguridad", ya que no es lo mismo ser una potencia media como España si no se tiene detrás a la UE ni a EEUU.

"En la UE hay que insistir, porque solos no podemos afrontar este problema, necesitamos apoyo del Frontex, apoyo de la política de cooperación de la UE para que Marruecos nos apoye en el control de las salidas hacia España y volver a estar a bien con Marruecos", ha recalcado.

En este sentido, ha defendido que los intereses entre España y Marruecos son muy estrechos porque hay 800.000 marroquíes viviendo en la península y el Gobierno alahuita está muy preocupado por la proliferación de una secta que se llama "Justicia y Caridad" que es contraria al Rey de Marruecos. Ha asegurado que sobre esto se está trabajando "allí y aquí".

"Creo que hay que estar amigos otra vez y volver a zanjar este asunto cuanto antes", ha concluido.