Publicado 18/09/2020 15:39CET

Mauricio.- Japón enviará un equipo para investigar el vertido causado por un buque nipón en Mauricio

Mauricio.- Japón enviará un equipo para investigar el vertido causado por un buq
Mauricio.- Japón enviará un equipo para investigar el vertido causado por un buq - Gwendoline Defente/EMAE via ZUMA / DPA - Archivo

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Japón enviará un equipo de investigación a Mauricio para analizar las causas del vertido de crudo provocado por un carguero nipón en las costas de ese país en julio, según ha informado el ministro de Transportes japonés, Kazuyoshi Akaba.

El equipo de investigación, formado por cinco miembros, partirá desde Japón el domingo para realizar sus indagaciones sobre el vertido provocado por el carguero 'Wakashio', de bandera panameña. La misión se prolongará durante dos semanas y comenzará cuando los investigadores completen una cuarentena de catorce días para evitar contagios de coronavirus, según el Ministerio de Transporte, Turismo e Infraestructuras de Japón.

Aunque el Gobierno japonés no tiene competencias sobre el buque de bandera panameña, ha conseguido autorización de Panamá y de Mauricio para realizar sus indagaciones porque el carguero está operado y pertenece a compañías niponas.

"Planeamos inspeccionar el buque y entrevistar a las personas implicadas, en colaboración con ambos países", ha afirmado el ministro de Transportes de Japón, en una rueda de prensa, según informa la agencia de noticias Kiodo. El Gobierno de Japón ha creado un grupo operativo en la Junta de Seguridad en el Transporte para hacerse cargo de la investigación del accidente. El equipo estará liderado por Yuji Sato, que anteriormente fue jefe de la Guardia Costera nipona.

El 25 de julio, el buque 'Wakashio', propiedad de la empresa de transporte Nagashiki Shipping y operado por Mitsui O.S.K. Lines encalló cerca de Ponte D'Esny, una zona designada como humedal de importancia internacional de acuerdo con la Convención Ramsar.

El buque, que realizaba la travesía de Brasil a China vía Singapur, trasladaba a bordo 3.800 toneladas de petróleo y 200 toneladas de diésel. El accidente provocó el vertido de más de 1.000 toneladas de petróleo, lo que llevó a las autoridades de Mauricio a declarar la emergencia medioambiental.

Las autoridades de Mauricio arrestaron al capitán del buque, de nacionalidad india, y a un tripulante de Sri Lanka como supuestos responsables de una negligencia. El buque se rompió en dos partes, siendo la parte frontal trasladada a aguas abiertas y hundidas por decisión de las autoridades locales.