Máxima tensión en Venezuela entre la Asamblea Nacional y el Gobierno de Maduro

Maduro durante el acto de jura de lealtad de la FANB en Caracas (Venezuela)
REUTERS / STRINGER .
Publicado 16/01/2019 17:37:05CET

   El Parlamento se arroga el poder del Ejecutivo y promete amnistía para "civiles o militares que colaboren" en apear al líder chavista del poder, mientras el ministro de Defensa reafirma el compromiso de las Fuerzas Armadas con el presidente

   MADRID, 16 Ene. (OTR/PRESS) -

   La tensión es máxima entre el poder Legislativo y el Ejecutivo en Venezuela. Un choque de trenes de inciertas consecuencias después de que el Parlamento haya reclamado abiertamente a las Fuerzas Armadas que se rebelen para apear al presidente Nicolás Maduro del poder.

   Por un lado, la Asamblea Nacional aprobó este martes una resolución en la que califica a Nicolás Maduro de "usurpador" del cargo, se arroga el Poder Ejecutivo y señala como sustituto temporal al jefe de la sede legislativa, Juan Guaidó, en el último capítulo de la crisis política en el país. Pero es que además, aprobó un acuerdo en el que se compromete a "decretar una ley de amnistía" para "funcionarios civiles o militares que colaboren (...) en la restitución del orden constitucional".

   "Le hablamos a los militares de medio y bajo rango: Rompan el miedo", apeló el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, que se ha erigido en la figura clave de las filas opositoras venezolanas y se ha mostrado dispuesto a liderar un gobierno de transición que conduzca a los venezolanos a las urnas en un contexto de elecciones libres y democráticas.

   El Parlamento venezolano, de contundente mayoría opositora, volvió a instar este martes a las Fuerzas Armadas a colaborar en la "restitución del orden constitucional", en referencia a la presunta usurpación que estaría haciendo Maduro de la Presidencia.

   La Cámara dictó un decreto este martes para garantizar la "reinserción democrática" de todos los efectivos policiales militares que ayuden a desalojar a Maduro del poder. "Llamamos a los soldados, donde en su corazón vive el heroísmo de los padres de nuestra nación, (para) que no sean la barrera entre un pueblo oprimido que desea la libertad y unos opresores", ha dicho el también diputado opositor Jorge Millán, apelando directamente a la institución armada.

   El desafío es mayúsculo. Tanto, que casi de manera paralela a la sesión parlamentaria, Maduro apareció en una cadena de radio y de televisión flanqueado por el Estado Mayor de la Fuerza Armada, que le reiteró su lealtad.

   En este sentido, el ministro de Defensa del país caribeño, Vladimir Padrino López, reunido con Maduro, aseguró contundentemente que los militares darían su vida por el presidente.

   "Estamos dispuestos a morir, como lo hemos jurado, para defender esa Constitución, ese pueblo, esas instituciones y a usted como magistrado supremo, presidente constitucional", le dijo Padrino a Maduro tras las declaraciones efectuadas desde la Asamblea Nacional.

   "Aprovecho este espacio para decirle a todos los factores internacionales que agreden constantemente a Venezuela que hay una Fuerza Armada que está vigente, cada día más consciente de su deber histórico, su deber constitucional", añadió el responsable de Defensa.

EEUU BARAJA RECONOCER A GUAIDÓ COMO PRESIDENTE

   Para añadir más leña al fuego, desde la Casa Blanca se alimenta la posibilidad de que el presidente estadounidense Donald Trump reconozca a Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela, lo que sería un golpe más a un presidente que está cada día más aislado en el panorama internacional.

   Asimismo, la Asamblea Nacional también ha anunciado que pedirá a reguladores y bancos en América, Europa, China, Rusia, Turquía y Emiratos Árabes que adopten medidas para congelar las cuentas del Gobierno chavista y proteger los activos de Venezuela, según informa el diario 'El Comercio'.

   La medida, si saliera adelante, dificultaría aún más las operaciones en el exterior del Ejecutivo, tras las sanciones que ya enfrenta por parte de Estados Unidos y de la Unión Europea.

   Varios países han considerado ilegítimo el segundo mandato del Maduro, del que tomó posesión el pasado jueves. El Congreso, ahora, busca aprobar normas para una transición política que lleve a unas elecciones libres.

   No obstante, sus esfuerzos pueden resultar inútiles, porque el Tribunal Supremo de Justicia del país declaró a la Asamblea Nacional en desacato en 2015 y determinó que todas sus leyes eran nulas.

   Maduro, de hecho, controla todos los poderes, salvo el Legislativo y ya advirtió el martes que "los tribunales pondrán las cosas en su lugar" ante las maniobras para sacarlo del poder.

   Guaidó, por su parte, ha calificado la sesión de "histórica para todos los venezolanos". "A todos los funcionarios del estado hoy les ofrecemos la amnistía y reconciliación pero con justicia. No queremos que se violen mas los Derechos Humanos de los venezolanos. A todos los funcionarios que quieran plegarse a nuestra CRBV y retomar el orden constitucional, son bienvenidos", ha añadido.

DEFENSA DE LA CONSTITUCIÓN Y AMNISTÍA

   La diputada Delsa Solórzano, que ha presentado un decreto para otorgar garantías constitucionales a militares y civiles para contribuir a la defensa de la Constitución, ha instado a los venezolanos a "ser dueños de su destino y gozar de sus derechos sin ser perseguidos", tal y como recoge un comunicado.

   Solórzano ha hecho alusión a los casos de Juan Requesens y Fernando Albán y ha destacado que "el mundo está atento de lo que aquí ocurre y del trabajo que hace esta AN". Además, ha precisado que es importante que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana "sepa que la Constitución habla de que sus funcionarios deben ser subordinados", pero ha rechazado que deban ser subordinados de un "usurpador, un asaltante del poder como Nicolás Maduro".

   Asimismo, la Asamblea Nacional ha aprobado un proyecto de ley para amnistiar a los 281 presos políticos que hay actualmente en Venezuela, según un reciente informe de Foro Penal, una ONG local. Destaca el líder opositor Leopoldo López, que purga una condena de casi 14 años de cárcel por incitar a la violencia durante las revueltas opositoras de 2014.

   Por otra parte, el diputado Carlos Valero ha señalado que están en la antesala de un gran cambio histórico y que están construyendo las bases de Venezuela democrática, moderna, incluyente, sin chantaje social y sin persecución, ni violación de los Derechos Humanos.

   Para dar estos pasos, el Parlamento se ha apoyado fundamentalmente en el artículo 233 de la Constitución, que indica cómo cesar a un presidente y señala al jefe de la sede legislativa y al vicepresidente como posibles sucesores, dependiendo del caso, si bien no está claro que la actual situación recaiga en alguno de los supuestos recogidos.

   También se ha basado en el artículo 333, por el cual "la Constitución no perderá vigencia si dejare de observarse"; y en el 350, que habilita al pueblo venezolano a desconocer cualquier "régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los Derechos Humanos".

   La crisis política en Venezuela se agudizó el pasado jueves, cuando Maduro inició un segundo mandato de seis años conforme a las elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo. Ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional reconocen este nuevo mandato por considerar que se basa en un proceso electoral fraudulento.

   Varios países de la región, la mayoría miembros del Grupo de Lima, así como Estados Unidos y Canadá, comunicaron el mismo día de la toma de posesión de Maduro que no reconocen su segundo mandato, aunque hasta ahora solo Paraguay ha roto relaciones con Venezuela.

   Para los detractores de Maduro, desde el 10 de enero la única institución legítima en Venezuela es la Asamblea Nacional, renovada en las elecciones legislativas de 2015, que fueron reconocidas como válidas por el Gobierno y la oposición y que dieron la mayoría parlamentaria a esta última.

Para leer más