Publicado 19/11/2021 12:26CET

Mayor inversión y acceso a infraestructuras de aguas residuales: objetivos en el Día Mundial del Retrete

Día Mundial del Retrete bajo el lema "Valoremos los retretes"
Día Mundial del Retrete bajo el lema "Valoremos los retretes" - LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ABASTECIMIENTO DE AGUA Y

   MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Diferentes asociaciones como la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS) o la Fundación We Are Water han coincidido en reclamar mayor inversión y acceso a infraestructuras de aguas residuales en el Día Mundial del Retrete, que se celebra este 19 de noviembre.

   En el caso de AEAS, reclaman un "mayor esfuerzo inversor" en renovación de infraestructuras y en la aplicación de instalaciones de depuración de aguas residuales, un aspecto que ve "necesario" para el cumplimiento de la calidad, la sostenibilidad, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la lucha contra el cambio climático y la protección de las siguientes generaciones.

   Por ello, solicita a los estados y organizaciones internacionales realizar un "impulso real y efectivo" con la finalidad de que el Derecho Humano al Saneamiento sea efectivo a todas las personas, de tal forma que se alcance el ODS número 6, que propone garantizar la disponibilidad y gestión sostenible del agua y el saneamiento para todo el mundo en el año 2030.

   Para evitar la defecación al aire libre y facilitar el acceso a infraestructuras de agua, la Fundación We Are Water defiende que la solución debe basarse en la adopción de medidas que permitan dar respuesta a esta crisis de saneamiento mundial, agravada con la pandemia, que también vincula con el ODS número 6 ya que cerca de 670 millones de habitantes no poseen ningún tipo de letrina.

   Consciente de ello, la Fundación We Are Water ha impulsado activamente desde 2010 proyectos para erradicar la defecación en descampados, calles o aguas superficiales, permitiendo a cualquier comunidad no sólo salvar vidas, sino despegar económica y socialmente para alejarse de la pobreza.

   Así, por ejemplo, de la mano de la Fundación We Are Water, la provincia burkinesa de Sissili ha logrado erradicar esta práctica a través de la implementación del método SANTOLIC, basado en que las comunidades deciden construir ellas mismas sus propias letrinas.

   A su vez, la Fundación ha presentado a las ONG con las que

   colabora el 'Manual de construcción de letrinas y pozos', un documento que recoge la experiencia acumulada en sus proyectos de saneamiento por todo el mundo y cuyas pautas apoyan el Ministerio de Agua y Saneamiento y el Ministerio de Salud de Burkina Faso, así como los técnicos regionales, las comunidades y entidades colaboradoras.

   Entre las acciones de los últimos años, la Fundación ha garantizado a través de sus proyectos el acceso al agua, el saneamiento y la higiene a más de un millón de personas de África, Asia y América Latina tras la crisis sanitaria del coronavirus. En concreto, ha ayudado a proveer de agua e higiene en zonas fronterizas de México, Malí y Brasil; ha proporcionado instalaciones de tratamiento de aguas residuales en el hospital de Chengalpattu, en India, a la vez que ha contribuido a combatir la lacra de la defecación al aire libre en Madagascar e Indonesia.

   "Sin embargo, todavía se precisa cuadruplicar inversiones y poner el foco en toda la cadena del saneamiento, desde los inodoros, hasta el transporte, la recogida y el tratamiento de los excrementos", ha expresado el director de la Fundación We Are Water, Carlos Garriga.

    Mientras, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) cuenta con el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento (FCAS), un instrumento que desarrolla programas de fortalecimiento institucional, desarrollo comunitario y promoción de servicios de agua y saneamiento en 18 países de América Latina y el Caribe.

   Impulsa una cartera total de 1.597 millones de euros --de los que 800 son donaciones de España-- focalizada en el cumplimiento efectivo de los derechos humanos al agua y al saneamiento y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

   Desde el inicio de sus operaciones, en 2009, uno de los objetivos en los que el FCAS viene trabajando es la mejora de sistemas de saneamiento. Desde entonces, los programas bilaterales y multilaterales del Fondo han conseguido dar acceso a sistemas de excretas (alcantarillado y letrinas o fosas sépticas) a más de 300.000 hogares, al tiempo que se han mejorado o construido los sistemas de alcantarillado de 111 centros de salud y 384 escuelas. En total, esto ha supuesto que más de un millón de personas (1.299.287) tengan acceso a saneamiento, y más de 800.000 cuenten con aguas residuales tratadas.

   Las intervenciones del Fondo del Agua se centran en las zonas rurales y periurbanas, con el objetivo de reducir las bolsas de pobreza y la desigualdad. Además, se trabaja siempre desde una perspectiva de género, lo que ha permitido que más de 2.500 mujeres formen parte de la estructura de las organizaciones comunitarias de gestión del agua creadas o fortalecidas legalmente.

   La Cooperación Española y el Fondo del Agua trabajan de forma global a través de programas de fortalecimiento institucional y comunitario, ofreciendo acompañamiento a los países para proponer marcos jurídicos y estrategias normativas que apoyen el desarrollo del sector y de las instituciones responsables de la gestión, especialmente los operadores de agua.

   Entre estos programas, cabe destacar el apoyo a República Dominica para la elaboración de un Plan Hidrológico Nacional, la financiación del Plan Nacional de Agua Potable y Saneamiento (PLANAPS) de El Salvador, que contó con una subvención del Fondo por valor de 1,5 millones de euros, y el apoyo a las Estrategias Nacionales de Tratamiento de Aguas Residuales, y de Agua y Saneamiento para el Área Rural de Bolivia.

   En esta jornada, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha lanzado el lema 'Valoremos los retretes' con la que busca visibilizar que "casi la mitad de la población mundial" carece de servicios de saneamiento gestionados "de forma segura", y más concretamente, unos 3.600 millones de personas carecen de un retrete que funcione "correctamente".

   La ONU denuncia que tanto los aseos como los sistemas de saneamiento en los que se basan se encuentran "infra financiados, mal gestionados o descuidados", e igualmente destaca que al menos 2.000 millones de personas se abastecen de fuentes de agua potable contaminadas por heces. Cerca de 250.000 niños y niñas menores de cinco años mueren cada año por enfermedades diarreicas causadas por la falta de saneamiento o agua no potable.

Contador