Actualizado 23/02/2013 05:52 CET

Un menor de 17 años de edad, primer condenado por el caso Curuguaty

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La jueza de Niñez y Adolescencia de Paraguay, Yanine Ríos, ha condenado a dos años de cárcel con suspensión a prueba de la ejecución de la condena a un menor de 17 años de edad, que se ha convertido así en el primer condenado por el caso Curuguaty, según ha informado el diario paraguayo 'La Nación'.

   El menor ha sido declarado culpable de delito de asociación criminal e invasión de inmueble tras un juicio rápido, El fiscal del caso, Jalil Rachid, ha explicado que la condena está justificada por el hecho de que el condenado llevaba ropas y alimentos a su hermano al terreno donde tuvieron lugar los incidentes.

   El caso investiga los enfrentamientos entre la Policía y campesinos en Curuguaty, en los que murieron 17 personas, incidentes que provocaron a la postre la destitución del entonces presidente, Fernando Lugo, tras un 'juicio político' en su contra. El entonces vicepresidente, Federico Franco, asumió el cargo de jefe de Estado.

   Además del menor condenado hay otros trece acusados, todos ellos campesinos, después de que la Fiscalía considerara inválidas las pruebas de existencia de casquillos de armas automáticas en la escena de los incidentes.

   La Fiscalía sostiene que el incidente fue una emboscada de los 60 campesinos que habían tomado el campo en Curuguaty, si bien la investigación paralela de la Plataforma de Estudios Campesinos de Paraguay (PECP) sostiene que los mismos solo tenían un fusil cuando comenzó la actuación de la Policía.

   La PECP ha subrayado que en el incidente podrían haber participado sicarios y ha denunciado que varios de los campesinos fallecidos fueron rematados de un disparo cuando estaban heridos, al tiempo que ha añadido que otros fueron asesinados tras ser detenidos.

   El enfrentamiento fue una muestra de las tensiones existentes entre campesinos y grandes propietarios en Paraguay. El dos por ciento de éstos últimos controla alrededor del 85 por ciento de las tierras, situación denunciada por los campesinos.