Al menos 65 disidentes detenidos en Cuba desde el fin de semana

Actualizado 31/08/2011 10:19:16 CET

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

Al menos 65 disidentes han sido detenidos desde el pasado viernes en la provincia de Santiago de Cuba (este), especialmente en las localidades de El Cobre, Palmarito de Cauto y Palma Soriano, por participar en varias manifestaciones, según informa la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN).

Aunque las detenciones comenzaron el viernes "de forma preventiva", se intensificaron el domingo, cuando un grupo de mujeres "fueron violentamente interceptadas, golpeadas y detenidas" por agentes de la Policía Secreta mientras se dirigían a la catedral de Santiago.

En protesta "por estos reiterados abusos", dos grupos de disidentes se declararon en vigilia a puerta cerrada en dos casas de Palmarito de Cauto y Palma Soriano. Esta última vivienda "fue violentamente asaltada por tropas antimotines del Ministerio del Interior" que "maltrataron" a las 30 personas allí congregadas y causaron importantes destrozos en el mobiliario.

Del total de detenidos durante este fin de semana, contra quienes no se han presentado cargos, al menos 22 continúan en prisión, cuatro de ellos desde el viernes. No obstante el presidente de la CCDHRN, Elizardo Sánchez, ha indicado que lo más probable es que sean liberados "entre hoy y mañana".

Al parecer, estos "actos de brutalidad policial" se han repetido durante los últimos cinco fines de semana, algo "inusual" que Sánchez atribuye al significativo aumento de las protestas, "como consecuencia del empeoramiento de la situación del país, sobre todo de la economía, y del descontento popular".

"Las protestas han ido 'in crescendo'. No estamos ni mucho menos como en Túnez o en Egipto, pero eso es algo que preocupa mucho al Gobierno", ha dicho Sánchez en alusión a la 'Primavera Árabe', en una conversación telefónica con Europa Press.

De modo que "la CCDHRN está absolutamente convencida de que la orden de actuar de manera tan brutal, en ésta y en otras ocasiones, fue dictada o aprobada por el propio Raúl Castro, a cargo del Gobierno desde que su hermano Fidel enfermara hace varios años".

En este contexto, la organización humanitaria ha instado a los países democráticos a solidarizarse con "las víctimas de la represión política en Cuba" y a exhortar a su Gobierno a "poner fin a tales prácticas abusivas y a la criminalización del ejercicio de los más elementales derechos civiles y políticos".