Publicado 30/04/2021 13:27CET

Al menos cuatro muertos y más de 60 heridos en un enfrentamiento en la frontera entre Kirguistán y Tayikistán

MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

El balance de víctimas de los recientes enfrentamientos registrados en la frontera entre Kirguistán y Tayikistán ha ascendido a 23 muertos y más de 200 heridos, según las últimas cifras facilitadas por las autoridades, en medio de una disputa por la colocación de cámaras de seguridad en la zona.

El Ministerio de Salud y Desarrollo Social de Kirguistán ha informado de que en total trece personas han muerto y más de 130 han resultado heridas en su lado de la frontera, mientras que las autoridades tayikas han hablado de diez muertos y 90 heridos.

El Ministerio kirguís ha resaltado que 25 de los heridos han sido hospitalizados y ha agregado que entre los fallecidos figura una niña de trece años, según ha recogido el portal kirguís de noticias 24.kg.

Por su parte, las autoridades tayikas han indicado que entre los heridos figura el alcalde de la ciudad de Isfata, Bajovadin Bajodurzoda, quien se desplazó al lugar para analizar la situación, tal y como ha informado el portal de noticias Asia Plus.

Después del incidente, los primeros ministros de Kirguistán y Tayikistán, Ulukbek Maripov y Kokhir Rasulzada, respectivamente, han mantenido una reunión para discutir la situación en la frontera y han acordado establecer un alto el fuego en la zona y el retiro de las fuerzas militares de la zona.

En este contexto, la Unión Europea (UE) ha reclamado la "aplicación sin retrasos" del acuerdo de alto el fuego y ha dicho que el hecho de que los enfrentamientos hayan continuado tras el mismo resalta la necesidad de que sea aplicado "sin retrasos" para lograr "una solución duradera y pacífica".

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha aplaudido igualmente el acuerdo y ha expresado el deseo de Moscú de que "sea estable y permita evitar nuevos excesos", según ha recogido la agencia rusa de noticias Sputnik.

En este sentido, ha expresado la preocupación de las autoridades rusas por los incidentes en la frontera y ha recalcado que Moscú "sigue de cerca" la situación.

Las autoridades de Kirguistán han señalado que los incidentes estallaron después de que el Gobierno de Tayikistán instalara cámaras de seguridad en un poste eléctrico cerca de un punto de distribución de agua, lo que derivó en enfrentamientos entre residentes. Las autoridades locales de ambos países ya habían mantenido contactos para intentar solucionar la disputa.

Durante la jornada, Tayikistán ha acusado al país vecino de azuzar enfrentamientos étnicos en la zona, antes de resaltar que el lugar en el que se han instalado las cámaras está en su territorio.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Kirguistán, Ruslan Kazakbayev, ha señalado que su país "no reclama territorios extranjeros" y que "no tiene la intención de compartir su tierra con nadie".

La frontera entre ambos países ha sido escenario de diversos enfrentamientos durante los últimos años debido a que varios puntos se encuentran sin delimitar, lo que provoca disputas entre Biskek y Dushambé en torno al control de dichos territorios.

Contador