Actualizado 21/07/2006 21:42:00 +00:00 CET

Mercosur.- Castro dice que la integración regional tiene "enemigos de siglos" que "no son felices" con estas cumbres

El líder cubano dice que Evo Morales le regalará un pastel de coca para su 80 cumpleaños, que celebrará el próximo 13 de agosto

BUENOS AIRES, 21 Jul. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El líder cubano Fidel Castro dijo hoy en la ciudad argentina de Córdoba, donde fue invitado a participar en la XXX Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de Mercosur, que la integración de los países miembros del bloque comercial "tiene enemigos de siglos" que "no son felices cuando escuchan noticias de esta reunión".

Al referirse a su misteriosa llegada, Castro, cuya presencia en el encuentro fue confirmada ayer, bromeó diciendo que "ni él mismo sabía que venía" y que a veces, tiene "que desinformar hasta a sus amigos" para que sus vidas no corran peligro.

"Esta es la única reunión en que no hicieron un par de atentados en mi contra", añadió, asegurando también que, a su entender, tiene más libertad para hablar por haber "sobrevivido a más de 600 planes" para asesinarlo.

Al hablar ante sus colegas de Argentina, Brasil, Chile, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Venezuela, en un largo discurso, Castro llamó a superar los obstáculos a la integración y destacó "la importancia que le dieron a esta reunión" desde norteamérica, "cuando hace unos meses decían que este mercado estaba en crisis y que no podían superarse los conflictos entre Argentina y Brasil".

"Tenemos las mismas tradiciones y el mismo idioma. En una reunión en Europa todos tienen que hablar y pensar en inglés", dijo el mandatario cubano, quien aseguró que su país "no ha habido jamás un desaparecido ni un torturado".

Además, Castro abordó el tema de la coca boliviana, al sugerir que tal vez el café "es más dañino que el té de coca" y bromeó con una promesa del presidente de Bolivia. "Prohibirle la coca a Bolivia es como prohibirle el café a los norteamericanos", afirmó para luego contar que el presidente boliviano, Evo Morales, "dice que me va a mandar un pastel de coca para mi cumpleaños", que se celebra el próximo 13 de agosto y en el que cumplirá 80 años de edad.