Actualizado 21/07/2006 17:30:20 +00:00 CET

Mercosur.- Kirchner abre las discusiones de la Cumbre Mercosur reconociendo que hay diferencias a resolver

Habló de la necesidad de concretar el "gran gasoducto del sur" y realizó un llamamiento a la paz en Oriente Próximo

BUENOS AIRES, 21 Jul. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, reconoció que se deben atender las asimetrías entre los diferentes países miembros del Mercosur al dar la bienvenida a los mandatarios que asisten en Córdoba, a 800 kilómetros de Buenos Aires, a la XXX Cumbre de presidentes del bloque comercial y estados asociados, en la que también está presente el presidente de Cuba, Fidel Castro.

Kirchner ofreció una cena anoche a los presidentes que concurren a la cita, a la que asistieron todos excepto el mandatario boliviano, Evo Morales, quien llegó a hoy a Córdoba para asistir a las deliberaciones que comenzaron esta mañana.

Rodeado por los presidentes de Brasil, Luis Ignacio 'Lula' da Silva; de Paraguay, Nicanor Duarte Frutos; de Uruguay, Tabaré Vázquez; de Chile, Michele Bachelet; de Venezuela, Hugo Chávez; de Bolivia y de Cuba, Kirchner ratificó la intención de avanzar en la creación de un banco de desarrollo regional, "que nos permita contar --dijo-- con medios financieros para concretar" los planes productivos de Mercosur.

RIO URUGUAY, "UNIR, NO SEPARAR"

También hizo hincapié en la necesidad de concretar el "gran gasoducto del sur", que con una inversión millonaria se extenderá desde Venezuela hasta el sur de Argentina. Reconoció la necesidad de "encontrar caminos para que la solidaridad sea efectiva" con los países más pequeños del Mercosur, ya que de lo contrario "va a ser muy difícil consolidar el Mercosur".

También se refirió al conflicto en Oriente Próximo y destacó que es necesario que "las naciones del Mercosur y de América del Sur hagamos un llamado grande, amplio, generoso, hacia la paz, como lo hicieran las Naciones Unida, que compartimos plenamente".

En su discurso, el presidente uruguayo, que se reunió antes del comienzo de la Cumbre con su homólogo argentino, se refirió al conflicto con Argentina por la instalación de las plantas de celulosa en su país y dijo que se va de esta cumbre "con alegría y esperanza", al reconocer que acordaron con Kirchner mantener nuevos encuentros en el futuro.

"Lo hablamos con el presidente, no puede ser que entre hermanos resuelvan terceros", destacó Vázquez, quien aseguró que el Río Uruguay "nos debe unir y no separar".