Actualizado 07/03/2006 14:15 CET

Mercosur.- Paraguay considera que la crisis de las papeleras "es un problema regional" que deber ser tratado en Mercosur

Duarte asegura que "Uruguay no negociará bajo la presión del ilícito cierre de fronteras"

BUENOS AIRES, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Paraguay considera que el conflicto entre Argentina y Uruguay por la instalación de dos plantas papeleras en el margen del Río Uruguay compartido por ambos países, "no es ya un problema binacional, sino regional" que merece "tratamiento en el Mercosur".

Así lo manifestó el presidente paraguayo, Nicanor Duarte, en una entrevista publicada ayer por el diario local 'Clarín', en la que abogó por "buscar una solución que pueda responder a los intereses no sólo de Argentina y Uruguay, sino de todo Mercosur".

En sus declaraciones, Duarte mencionó la posibilidad de que se celebre una reunión conjunta en Chile entre los presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, los países que forman el bloque, para analizar este asunto, cuando el próximo sábado asuma oficialmente la Presidencia de esa nación Michelle Bachelet.

"Si elegimos el atajo de la fuerza caeríamos en la necedad y la necedad sólo nos lleva a la tragedia y al dolor", señaló Duarte en relación a la controversia por la construcción de las plantas de celulosa en la margen oriental del río Uruguay, que marca la frontera con Argentina.

Por su parte, Montevideo ha dado su apoyo al proyecto de la firma española ENCE y la finlandesa Botnia, mientras que Buenos Aires advierte sobre las consecuencias que traerá el proyecto sobre el Medio Ambiente de la región.

"Hay que apostar por el diálogo y quienes somos presidentes en Mercosur tenemos la obligación de sentarnos a dialogar sobre este lamentable tema llamando a la cordura a Uruguay y Argentina y preservando el interés común", recalcó el presidente paraguayo.

El conflicto se ha acrecentado en las últimas semanas a raíz del bloqueo de dos de los tres pasos fronterizos entre ambos países que realizan asociaciones de vecinos y ecologistas de la provincia argentina de Entre Ríos desde hace más de un mes.

Duarte adelantó que su Ministerio de Asuntos Exteriores "ya ha empezado a evaluar y a dialogar con los actores de la región para plantear una salida regional a la crisis". "Tenemos que entender que los intereses comunes debe trascender la mera territorialidad" y es necesario "incorporar al análisis los objetivos comunes", añadió.

La pasada semana, el presidente argentino, Néstor Kirchner, instó a su homólogo Tabaré Vázquez, a suspender temporalmente la construcción de las papeleras durante un periodo tres meses, pero Montevideo rechazó la propuesta y exigió el fin de los bloqueos de los puentes que comunican ambos países.

NEGOCIAR SIN PRESIONES

Por su parte, el ex presidente uruguayo y actual senador del Partido Colorado, Julio María Sanguinetti, señaló ayer en una columna del diario 'La Nación' que el desacuerdo por las plantas de celulosa es "un insólito conflicto entre hermanos" protagonizado por "piqueteros ecologistas".

Sanguinetti sostuvo que actualmente, ambos países, "están sumergidos en un interminable conflicto diplomático hasta el grado de que están cortados los puentes binacionales que los unen, sobre el río Uruguay, por la acción de activistas de ONG".

Asimismo, dejó claro que el presidente uruguayo Tabaré Vázquez "cuenta con todo el apoyo de la oposición", y sostuvo que Mercosur "está en problemas", porque Uruguay "no negociará bajo la presión del ilícito cierre de fronteras", aseguró.