¿México y Brasil pierden liderazgo en Iberoamérica tras el G20 y el acuerdo comercial Mercosur-UE?

Publicado 05/07/2019 18:52:41CET
Banderas de Brasil y México
Banderas de Brasil y MéxicoTWITTER

   CIUDAD DE MÉXICO, 5 Jul. (Notimérica) -

   Las últimas semanas han tenido lugar dos acontecimientos que podrían dar señales del posicionamiento de México y Brasil con respecto a la región iberoamericana. Estos han sido la cumbre del G20 celebrada en Osaka (Japón) y el acuerdo comercial entre el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión Europea (UE), alcanzado tras 20 años de negociaciones.

   Por un lado, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, fue "el gran ausente" del encuentro de mandatarios, cumpliendo con sus planes de no asistir. Esta decisión le ha llevado a ser uno de los personajes políticos más criticados a nivel internacional en el marco de la cumbre.

   El protagonismo en el que hubiera sido para López Obrador el primer encuentro con líderes mundiales se lo llevó su homólogo estadounidense, Donald Trump.

   El mandatario mexicano argumentó hace meses que no se personaría en la cumbre porque en ese tipo de encuentros se revisan las cuestiones "por encima". Sin embargo, la medida fue tomada antes de que Estados Unidos comenzara a amenazar al país azteca.

   Por ello, de haber asistido el líder izquierdista mexicano, es muy probable que el debate hubiera reservado un espacio para dialogar sobre las amenazas arancelarias de la Casa Blanca y del nuevo Plan de Desarrollo para Centroamérica que ha endurecido la política migratoria.

   La ausencia de AMLO fue suplida por el ministro de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, acompañado del ministro de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa.

   En busca de apoyos para el desarrollo de Centroamérica, Ebrard entregó una misiva del presidente azteca a cada participante. Sin embargo, esta no logró superar la ausencia de AMLO que, además de haber perdido "voz" por no participar, podría denotar la pérdida de confianza en la región.

   Por otra parte, el hecho de que el mandatario brasileño, Donald Trump, no haya sido el portavoz del Mercosur ha derivado en una posible debilidad de la nación brasileña. El protagonismo se lo llevó su homólogo argentino, Mauricio Macri, quedando Bolsonaro en un segundo plano.

   El líder ultraderechista y su política al frente del Gobierno también robaron un espacio en la cumbre del G20. Sin embargo, este no fue positivo.

   Así, el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, repudiaron las cifras de deforestación del Amazonas. Al respecto, el presidente brasileño criticó a ambos líderes y manifestó que "no tienen la autoridad para venir a discutir este asunto con nosotros. La forma en que Brasil se comporta con el mundo ha cambiado".

Contador

Para leer más