Los cadáveres hallados en dos camiones frigoríficos serán identificados y enterrados en México

Actualizado 21/09/2018 9:25:22 CET

CIUDAD DE MÉXICO, 21 Sep. (Reuters/EP) -

Cientos de cadáveres sin identificar, hallados este fin de semana en México, en el interior de dos camiones frigoríficos, serán identificados y enterrados, en medio de una violencia sin precedentes que ha desbordado la capacidad de los centros forenses en varios estados del país.

El gobernador de Jalisco, Aristóleles Sandoval, ha informado este jueves de que ha ordenado la "construcción de una cámara frigorífica y un espacio para cadáveres en descomposición que tendrá una gran capacidad por encima 300 cuerpos" para que no vuelvan a ocurrir este tipo de hechos.

Este fin de semana, varios vecinos denunciaron que uno de los camiones que deambuló con los cuerpos sin identificar por varios municipios de la zona metropolitana de Guadalajara --capital del estado Jalisco-- desprendía un fuerte olor, lo que ha destapado las condiciones en que se encuentran los servicios forenses.

Las autoridades han informado esta semana de que los dos camiones contenían un total de 322 cadáveres.

"Nos ha superado la ola de violencia en todo el país y no es Jalisco la excepción", ha señalado el gobernador. Jalisco ha sufrido un aumento significativo en el número de homicidios. De enero a julio 1.037 personas fueron asesinadas, frente a los 722 casos ocurridos durante el mismo periodo de 2017.

El estado ha sido cuna de grandes organizaciones criminales como el cártel de Guadalajara y el cártel Jalisco Nueva Generación, que en los últimos años se ha posicionado como el más poderoso de México y que además cuenta con extendidas redes en varios continentes, según informes de la Inteligencia estadounidense.

El hallazgo de los cuerpos provocó la destitución del fiscal y del jefe del servicio forense del estado.

El Gobierno mexicano ha anunciado, durante más de una década, planes para frenar el crecimiento de los grupos criminales, que sin embargo se han fortalecido e incursionado en otros crímenes dejando miles de muertos y desaparecidos en todo el país, algunos de los cuales han sido hallados en fosas clandestinas.

Los cuerpos que no son reconocidos terminan en fosas comunes. Expertos internacionales afirman que México utiliza prácticas de investigación forense demasiado precarias y que el país no cuenta con una base de datos centralizada que permita cruzar información sobre los desaparecidos en diferentes estados con los restos hallados y no identificados.