Actualizado 09/07/2012 18:38:55 +00:00 CET

México.- Calderón califica de "inaceptable" la compra de votos y pide castigar a los responsables

MÉXICO DF, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente mexicano, Felipe Calderón, ha calificado de "inaceptable" la supuesta compra de votos que habría sido utilizada como estrategia para favorecer a determinado candidato en los comicios celebrados hace una semana, y ha pedido a las autoridades competentes investigar y castigar a los responsables de estos hechos.

"Esta compra-venta de voluntades políticas, así sea una o diez, o cien, o mil, es simplemente inaceptable y hago votos porque la autoridad electoral rectifique de inmediato y la castigue si debe castigarla", ha dicho Calderón en una entrevista al programa Enfoque del grupo Núcleo Radio Mil.

El último recuento otorga el triunfo a Enrique Peña Nieto, candidato del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), con el 38,21 por ciento, sumando más de 19,2 millones de votos, mientras que Andrés Manuel López Obrador, de la coalición de izquierda Movimiento Progresista, obtuvo el 31,59 por ciento, unos 15,8 millones de sufragios.

López Obrador, junto a varias organizaciones políticas y sociales, ha denunciado la compra de unos cinco millones de votos por parte del PRI mediante varias estrategias, una de ellas ha sido la entrega de la llamada "tarjeta Soriana" que podía canjearse por alimentos en un conocido supermercado.

Calderón considera que la compra de sufragios "es un tema de importancia medular" porque "parece que es un vicio de nuestra calidad democrática que tiene que corregirse de inmediato", aunque descarta que se trate de un problema de "magnitudes", pues no cree que haya influido de forma decisiva en los resultados de los comicios.

Sin embargo, ha advertido de que "las autoridades electorales no pueden simplemente tomar el asidero de qué tan definitorio" es la compra de votos en el proceso electoral "para darse cuenta de la magnitud de la gravedad de este caso".

En las elecciones de este año, por haberse dado una diferencia bastante significativa entre los dos primeros candidatos, se le ha dado a este problema "una importancia más relativa", pero "ante las evidencias que van saliendo cada día más" se ha convertido en un asunto que "me preocupa", ha confesado el mandatario mexicano.

Calderón ganó los comicios de 2006 con una diferencia de 0,56 por ciento frente a López Obrador, quien ese momento también denunció fraude a favor del ahora gobernante Partido de la Acción Nacional (PAN). El actual mandatario ha asegurado que para ese entonces "se inventaron muchísimos mitos y se dijeron muchas tonterías", sin embargo, "ninguna de esas cosas se probó".

No obstante, ante las denuncias que han surgido este año, Calderón ha pedido investigar todo lo relacionado con la "tarjeta Soriana" y el uso que le habría dado el PRI para ganar las elecciones. "El tema este de las tarjetas y las cuentas y todo eso es un tema que, no digo que va ser suficiente, no lo sé, para descalificar una elección con esas diferencias, pero que debe ser resuelto", ha sentenciado.