Actualizado 09/11/2010 20:52:45 +00:00 CET

Calderón, preocupado por el posible apoyo político que recibe el narcotráfico en México

El presidente mexicano, Felipe Calderón.
EP/PRESIDENCIA DE MÉXICO

MÉXICO DF, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente mexicano, Felipe Calderón, ha expresado este martes su preocupación por el posible apoyo político que estarían recibiendo los cárteles de la droga, pues aseguró que este tipo de "fenómenos criminales" resultan "inexplicables" sin el apoyo económico de otras fuerzas.

"Es un tema bien difícil, porque efectivamente muchos fenómenos criminales no se explican sin una cobertura política, hablando en plata (dinero)", dijo al ser consultado sobre el tema por la prensa en la ceremonia oficial de apertura de la 66 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Calderón prefirió no revelar más detalles sobre los presuntos vínculos del crimen organizado en la política mexicana, porque no cuenta con las suficientes pruebas jurídicas que le permitan señalar a los responsables de estas "coberturas".

No obstante, el dirigente afirmó que en México hay "casos muy visibles" que a veces son catalogados como "irrelevantes" pero en todos esos casos "tiene que haber una lección clara de todos los partidos políticos" de que "no se debe aceptar ni la mínima colusión entre el crimen y la política, porque entonces esto tardará muchos años más para poderse resolver".

Como ejemplo expuso el caso del fallecido capo de la droga Pablo Escobar Gaviria que en 1982 fue electo diputado en Colombia. Un año más tarde, se dieron a conocer sus actividades en el narcotráfico a través de denuncias de medios de comunicación y de varias personalidades que fueron posteriormente asesinadas.

"No debemos dejar que México llegué hasta allá. Tenemos que actuar contra la tentación del crimen organizado de infiltrar la política, y eso puede ser en todos los partidos", pidió Calderón.

En este sentido, hizo un llamamiento a ser "implacables en términos de aplicación de la ley" para poder, "por un lado, romper cualquier vínculo de crimen político y por otro convocar, precisamente, a evitar ese tema".

"Desde el gobierno federal y desde una convicción personal, intima, profundísima, no vamos a permitir, no vamos a dejar pasar los intereses del crimen en las estructuras del Poder Federal", concluyó el mandatario.

Desde que Calderón asumió la Presidencia en 2006 más de 28.000 personas han sido asesinadas en hechos promovidos por el crimen organizado, a pesar del amplio despliegue militar en los estados más conflictivos, en especial, en la frontera con Estados Unidos donde los cárteles mantienen una férrea lucha por controlar el tráfico de drogas.