Actualizado 28/01/2011 18:59:51 +00:00 CET

México.- Calderón sostiene que México es seguro para las inversiones a pesar de la violencia

El presidente de México, Felipe Calderón.
EP/PRESIDENCIA DE MÉXICO

MÉXICO DF, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente mexicano, Felipe Calderón, ha manifestado este viernes durante la celebración del Foro Económico de Davos, en Suiza, que a pesar de la violencia, México sigue siendo un destino seguro para las inversiones.

El mandatario ha instado a los países extranjeros a que realicen negocios con México por ser un mercado de oportunidades. Además, ha garantizado que ese país es seguro para los inversores, los turistas y toda la sociedad mexicana.

En este sentido, Calderón dio a conocer que su Gobierno trabaja en políticas públicas con la idea dar seguridad a estos tres grupos y explicó que lo haría "incrementando la competitividad de la economía" local.

"A pesar de los momentos desafiantes que hemos vivido (..) y por las acciones violentas de los criminales, fundamentalmente en la lucha con otros grupos criminales y cárteles, en México hemos observado estas tasas de crecimiento económico", declaró Calderón citado por medios locales.

"Para mí la clave no es sólo cómo lidiar, como lo estamos haciendo, con políticas públicas ortodoxas, con esos fenómenos, sino cómo ganar en competitividad, para mí esa es la clave. Y aunque tenemos el mismo proceso de apreciación que otras monedas, México ha ganado en competitividad", aseveró.

Respecto al aumento de la competitividad, el mandatario manifestó que espera nuevamente que México registre tasas de crecimiento positivo y pretende dar empleo a más personas este año y alcanzar la cobertura universal de salud antes de 2012.

Desde que Calderón asumió el poder en 2006 el número de muertes violentas se ha disparado hasta superar las 34.000, como parte de las consecuencias de la ofensiva del Gobierno contra todas las ramas del crimen organizado, movilizando a efectivos militares y policiales por todo el país.

A ello hay que sumar también los continuos enfrentamientos entre bandas rivales del narcotráfico, que pugnan por controlar las principales 'plazas' de la droga, en las que la población civil suele verse implicada.