Actualizado 21/09/2007 22:47 CET

México.- La Comisión de DDHH acusa al Ejército de violaciones y torturas en operaciones contra el narcotráfico

MÉXICO, 21 Sep. (EP/AP) -

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) acusó hoy a los militares que participan en la lucha contra el narcotráfico en México de haber cometido abusos contra los Derechos Humanos, como violaciones y tortura.

Durante su presentación de cuatro recomendaciones a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para que investigue y castigue a los responsables, el presidente del organismo, José Luis Soberanes, dijo que el presidente del país, Felipe Calderón, debería establecer un plan para "regresar a los militares a los cuarteles y dejar de exponerlos en misiones para las que no están preparados". La Sedena no ha emitido ningún comentario.

La CNDH ha investigado y documentado cuatro situaciones en los que militares incurrieron en violaciones a los Derechos Humanos, tres de ellas en 2007, durante la participación de efectivos en operativos para combatir el crimen y el narcotráfico, y una a mediados de 2006, cuando aún no había asumido el gobierno de Calderón.

El primer caso ocurrió el 11 de julio de 2006 en una pequeña comunidad del estado norteño de Coahuila, donde 14 mujeres fueron violadas --una de ellas en grupo-- por militares.

El segundo, ya con el gobierno de Calderón, se registró entre el 2 y 4 en el estado occidental de Michoacán durante el despliegue de decenas de soldados que investigaban la muerte de cinco militares durante una emboscada unas horas antes.

Soberanes dijo que en esos días algunos militares allanaron casas sin contar con órdenes de rastreo; robaron dinero y objetos; amarraron a personas a postes, y al menos a una persona se le torturó mediante su inmersión en una pila de agua "para producirle asfixia y obtener información". Cuatro menores --una de 16 y tres de 17 años-- sufrieron abusos sexuales: dos fueron violadas y otras dos fueron tocadas en el cuerpo aunque sin ser penetradas.

El tercer caso ocurrió también en Michoacán, el 7 de mayo, tras un enfrentamiento entre soldados y presuntos narcotraficantes. Al menos siete adultos y un menor fueron detenidos y golpeados mientras permanecían con bolsas negras en su cabeza, lo cual según la CNDH debe calificarse "de tortura".

El último caso se registró en el estado norteño de Sinaloa, el 1 de junio, cuando varios soldados dispararon a una camioneta en la que viajaban tres adultos y cinco menores. Sólo tres sobrevivieron.

Al asumir el poder en diciembre, y en medio de una espiral de violencia vinculada al tráfico de drogas que padecía el país, el presidente Calderón ordenó el despliegue de miles de soldados y marinos en diversos estados del país, incluido Michoacán, algo que ha sido criticado por algunas organizaciones por considerar que el Ejército no tiene capacitación para realizar tareas policiales.