México/EEUU.- México llevará ante la ONU el plan de EEUU de construir un muro en la frontera común

Actualizado 24/10/2006 1:27:50 CET

CIUDAD DE MÉXICO, 23 Oct. (EP/AP) -

México prepara un proyecto de resolución sobre migración que, entre otras cosas, critica el plan de Estados Unidos de construir un muro en su frontera sur, según informó hoy el presidente del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Luis Alfonso de Alba.

"Desde el punto de vista estrictamente de derechos humanos, (el muro) representa una violación", manifestó De Alba, quien también es jefe de la delegación mexicana ante el Consejo.

El diplomático explicó que, si bien no se puede interferir en la soberanía de los países, México busca, "primero, reivindicar el derecho a la libre circulación de las personas, y en segundo lugar, poner énfasis en los peligros que se derivan del muro para los inmigrantes porque tienen que cruzar por zonas mucho más inhóspitas del desierto".

De Alba aseguró que el texto quedará redactado la próxima semana a más tardar, y señaló que, además del muro fronterizo, en la resolución se abordará la lucha contra los traficantes de indocumentados, la contribución de los inmigrantes a las economías de los países a los que llegan y sus derechos consulares cuando son detenidos.

El Congreso estadounidense aprobó hace unas semanas una reforma migratoria que considera la construcción de una barrera de 1.125 kilómetros a lo largo de su frontera de 3.000 kilómetros con México, lo cual ha sido duramente criticado por el Gobierno de Vicente Fox y por el presidente electo, Felipe Calderón.

PROGRAMA LABORAL

El mandatario estadounidense, George W. Bush, anunció que firmará la ley, aunque aclaró que no será suficiente para detener la inmigración ilegal y aseguró que seguirá impulsando una reforma migratoria integral que considere un programa de trabajadores temporales.

Fox intentó infructuosamente desde que comenzó su Gobierno en el año 2000 conseguir un acuerdo migratorio con Estados Unidos que incluyera un programa de empleos temporales y la regularización de los mexicanos que se instalan en ese país.

Los ataques del 11 de septiembre de 2001 llevaron al Gobierno de Bush a cambiar sus prioridades hacia la seguridad interna y la lucha contra el terrorismo, lo que dejó en espera lo que Fox esperaba que fuera uno de sus mayores logros.

En Estados Unidos viven más de 11 millones de mexicanos, de los cuales se calcula que unos seis millones residen sin papeles. El Ejecutivo de Fox ha estimado que, cada año, más de 400.000 mexicanos emigran al país vecino.