Actualizado 25/08/2006 01:30 CET

México/EEUU.- Las protestas de los perredistas podrían desestabilizar México, según 'The Wall Street Journal'

NUEVA YORK, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

México podría encontrarse al borde de retroceder en los avances que durante una generación de reformas políticas ha llevado a cabo el país en el caso de que el candidato presidencial del Partido Democrático Revolucionario (PRD), Andrés Manuel López Obrador, continúe reclamando a las autoridades electorales el recuento voto por voto de las pasadas elecciones.

Según el editorial de 'The Wall Street Journal', tras el caos registrado en las calles de México en los últimos días, muy pocos expertos consideran viable la posibilidad de que el Tribunal Federal Electoral (TFE) pueda anular las elecciones, aunque no se deba descartar esta posibilidad, como ya ha recordado la propia Corte.

El rotativo norteamericano asegura que los partidarios de López Obrador pueden estar actuando como una amenaza con sus manifestaciones y enfrentamientos, que ya han provocado pérdidas materiales tanto a trabajadores como empresas con el beneplácito del candidato del PRD, que ha advertido que continuará presionando hasta conseguir el recuento 'voto por voto'.

'The Wall Street Journal' señala que hay rumores de que existen presiones económico-políticas que respaldan la anulación, algo que requeriría el nombramiento de un presidente interino del país, elegido por el Congreso hasta que se celebren nuevas elecciones, lo que podría tomar más de un año y redundaría "en el debilitamiento del liderazgo" del futuro mandatario.

Un pacto con López Obrador, asegura 'The Wall Street Journal', más que traer paz a México podría enviar el mensaje de que llevar la política a la calle es la forma de negociar estos asuntos, algo que ya podría haber estado sucediendo en casos como las protestas de profesores en el estado mexicano de Oaxaca.

Para el periódico económico, la decisión que adopte el tribunal es decisiva y aquellos que creen en una democracia plural respaldada por instituciones independientes pueden estar preocupados por México, al igual que los inversores extranjeros y entidades crediticias, si cede a las presiones de López Obrador, ya que podría iniciarse una época de inestabilidad para México.