México.- Empresarios mexicanos y extranjeros vaticinan una "clara ventaja" de López Obrador en las presidenciales

Actualizado 27/06/2006 19:31:40 CET

Los inversionistas, preocupados por si los reñidos comicios generan disturbios y por algunas reformas anunciadas por López Obrador

CIUDAD DE MEXICO, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

Empresarios mexicanos y extranjeros coincidieron en vaticinar una "clara ventaja" en las presidenciales del 2 de julio para el candidato de la alianza Por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, sobre su más directo candidato según las encuestas, el postulante del Partido de Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón.

Así se desprende de la encuesta realizada por Credit Suisse entre 193 inversionistas mexicanos y extranjeros la semana pasada y publicada hoy en el diario digital 'AméricaEconomía.com'.

Entre los inversionistas extranjeros, el 69% dijo que el ganador sería López Obrador, mientras que el 31% apuntó a Calderón. Mientras tanto, el 51% de los inversionistas locales dijo que ganaría López Obrador contra 49% que piensa que ganará Calderón.

El resultado, aunque sigue la tendencia de varios sondeos realizados en México en las últimas semanas, no logra reflejar la opinión generalizada de los inversionistas en el país.

TEMOR AL CLIMA DE ENFRENTAMIENTO

De hecho, hay quienes han reconocido estar preocupados por que la estrecha diferencia en las encuestas entre el candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el conservador Calderón termine en una disputa.

"Si resulta una elección muy reñida y pareciera que López Obrador fuera a perder por medio punto porcentual o algo por el estilo, podría sacar a sus partidarios a las calles para que protesten", consideró el administrador de cartera de Federated Investors en Pittsburgh, Roberto Sánchez-Dahl, quien representa a una firma que cuenta con alrededor de 600 millones de dólares (unos 476 millones de euros) en deuda de mercados emergentes --incluido México--, en declaraciones a la agencia de noticias 'Dow Jones Newswires'.

Pero, además del miedo a un eventual clima de enfrentamiento tras una estrecha carrera electoral, hay quienes también se oponen a la propuesta que hizo López Obrador hace algunos días de reducir la burocracia federal para ayudar a pagar un programa de asistencia para los pobres. Los empresarios consideran esta iniciativa como arriesgada para la disciplina fiscal y la estabilidad macroeconómica que México ha alcanzado bajo la dirección del presidente Vicente Fox.

A Sánchez-Dahl también le inquieta el programa de gastos de López Obrador, que apunta a elevar el ingreso de los más pobres a través de reducciones en los costes de la energía y el apoyo financiero para los estudiantes y ancianos.

INQUIETUD POR SU PROGRAMA DE GASTOS

Gran parte del coste de 7.000 millones de dólares --el 5% del presupuesto proyectado para 2006-- provendría de reducciones en los gastos operativos del Gobierno, incluyendo reducciones salariales a funcionarios de alto nivel. Sin embargo, Sánchez-Dahl y otros actores del mercado no esperan ver que el dinero que ya ha abandonado México vuelva al país hasta después de las elecciones.

El martes pasado, mientras el índice bursátil local IPC cerró en su nivel más bajo de los últimos siete meses, el jefe de operaciones bursátiles de Accival en Ciudad de México, Miguel Olavarri, destacó que "todos están tomando ganancias y esperando".

Gran parte de las ventas se debe a especulaciones que apuntan a que la Reserva Federal de Estados Unidos podría seguir elevando las tasas de interés después de este mes, señaló Olavarri, quien afirmó que "los inversionistas quieren ver qué ocurre con las elecciones" ya que, independientemente de quién gane los comicios --a su juicio-- nadie puede pronosticar el tipo de fuga de capitales o crisis financiera que podría desencadenarse tras conocerse el resultado.