México.- Una española retenida en Cancún tras su luna de miel al hallar en el aeropuerto balas en su maleta

Actualizado 10/10/2006 20:33:00 CET

ARCADE (PONTEVEDRA), 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

Una joven de la localidad pontevedresa de Arcade permanece retenida en un calabozo en México desde la madrugada de ayer tras disfrutar de su luna de miel en Cancún porque los agentes de aduanas hallaron "balas" en su maleta.

"Una pesadilla horrorosa", así calificó Gloria Bemposta la situación por la que están pasando su hija Ana María Ríos, peluquera, y su yerno Marcos Dasilva, fontanero, en México desde hace dos días. "Esto no puede estar pasando, yo me tengo que pellizcar para creer que es real", lamentó.

La madrugada del lunes, cuando la pareja de recién casados iba a tomar el vuelo de regreso a España después de pasar su luna de miel en Cancún, los agentes de aduanas del aeropuerto retuvieron a Ana María Ríos y la condujeron al calabozo de una comisaría.

En declaraciones a Europa Press, Gloria Bemposta recordó que en ese momento su hija pudo llamarles. "Dijo mamá tengo que hablar contigo, es muy importante, tenemos problemas y nos tienen retenidos, me llevan y no sé para dónde, y esa fue la conversación que tuve con ella en ese momento", explicó.

BALAS EN LA MALETA

Según Gloria, que desde el primer momento no ha parado ni un segundo para poder sacar a su hija y a su yerno de México, la causa por las que retienen a su hija todavía no está muy clara.

La mujer indicó que no saben nada y que están "en ascuas" porque les dicen "que había una bala en la maleta, que se la habían metido y que apareció debajo". De hecho, indicó que la maleta "pasó la cinta, la metieron en el avión, y una vez que estaban dentro, hicieron bajar a todos del avión y les mandaron coger sus equipajes". "A mi hija, cuando cogió el suyo, le dijeron que estaba detenida, que había algo raro en la maleta", explicó la madre de Ana María.

Sobre las informaciones aparecidas que apuntaban a la posibilidad de que, además, hubiera un artefacto explosivo en la maleta, Gloria Bemposta dijo no saber nada "porque nadie había confirmado nada" y que si era así lo harían saber a la prensa.

CALMA TENSA

Después de la tensión de las primeras horas, la situación parece estabilizarse, aunque siempre dentro de la tensión comprensible.

"Llevamos horas sin dormir, sin acostarnos, sin comer, llamando a todo el mundo, movilizando a todos porque la situación era insoportable", dijo Gloria, quien reconoció haber vivido momentos de auténtica "película de terror".

"La niña estaba incomunicada, nadie podía hablar con ella, y no sabía lo que estaba pasando en el exterior, ni nosotros lo que estaba pasando ella, no sabíamos ni donde estaba", denunció. No obstante, la angustia de esta familia pudo calmarse en la últimas horas, al poder hablar directamente con su hija "después de muchas horas de incertidumbre".

Según informó la madre de Ana María, el cónsul estuvo con ellos "toda la tarde de ayer" junto con un abogado y con un representante de la agencia, así como una pareja de Bilbao que decidió quedarse con ellos para ayudarles.

SITUACIÓN ACTUAL

"Les tomaron declaración a ellos y a la pareja de Bilbao y ahora están más tranquilos. De hecho la pareja ya está en un hotel, aunque ellos todavía están retenidos en una comisaria y a mi hija la tienen incomunicada a ratos", explicó la madre, que en todo momento se mostró muy agradecida a la Xunta, así como al Ministerio de Asuntos Exteriores.

"Sabemos que se está haciendo todo lo que se tenía que hacer, que los están tratando bien, que a nosotros es lo que nos preocupaba. De todas formas mientras no los tengamos en casa no estaremos tranquilos", concluyó.