México.- Gallardón y Calderón destacan los vínculos que unen España y México y apuestan por seguir fortaleciéndolos

Actualizado 12/06/2008 20:13:57 CET

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y el presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Felipe Calderón, destacaron hoy los vínculos que unen a España con México y apostaron por seguir fortaleciéndolos durante el acto de entrega de la Llave de Oro de la ciudad al dirigente mexicano en la Casa de la Villa.

Pasadas las cinco de la tarde llegaba Calderón, con su mujer, Margarita Zabala, a la plaza de la Villa, precedida por un escuadrón de la Guardia Real a caballo y en un Rolls Royce negro. Allí los esperaban el primer edil acompañado por el segundo teniente de alcalde, Juan Bravo, y por los portavoces de PSOE e IU, David Lucas y Ángel Pérez respectivamente.

Tras pasar revista a dos escuadrones de la Policía Municipal, uno a pie y el otro a caballo, y a la banda municipal, los políticos entraron en el Salón de Goya, donde tanto Felipe Calderón como Margarita Zabala firmaron en el libro de honor del Ayuntamiento. Entre Gallardón y el mexicano se notaba una buena sintonía mientras charlaban y el regidor capitalino les explicaba cosas sobre los cuadros que cuelgan de las paredes.

Después, en el Salón de Plenos y ante miembros de la Corporación municipal y de la Embajada de México en Madrid, Gallardón reivindicó "los sólidos vínculos que le unen con México" y proclamó su "compromiso por conservar y acrecentar una amistad que se expresa en el sinfín de realidades que comparten", entre las que citó el "apego a la libertad y el respeto por las instituciones".

Además, el alcalde subrayó que Madrid es "el principal centro financiero de España que, a su vez, es uno de los mayores inversores europeos y mundiales en México, de la misma forma que las mayores inversiones de los países iberoamericanos en España proceden de México".

"Madrid es un aliado leal y estratégico. La nuestra es una ciudad abierta y dinámica, al servicio del progreso y la modernización de nuestro país, al mismo tiempo que constituye el más sólido puente cultural, social y económico entre Europa e Iberoamérica", continuó Gallardón, haciendo hincapié en que los miles de kilómetros que separan ambos países se convierten en "cercanía al sentir que se pertenece a una misma realidad, que se comparten unos mismos valores y que se habla una misma lengua". "Por eso Madrid y México se miran con la intención de comprenderse mutuamente", añadió.

CONSTRUIR UN "FECUNDO FUTURO"

Por ello, Gallardón deseó que "Madrid y México sigan ampliando los intereses comunes que comparten" y que la visita de Calderón a la capital española sea "una reafirmación de la amplia y profunda dimensión histórica del pasado común, como un testimonio de las privilegiadas y más que cordiales relaciones que marcan el presente, y como un aval de las legítimas aspiraciones de construir un fecundo futuro sustentado en una mayor colaboración y cooperación", concluyó.

Por último, el primer edil se congratuló por "comprobar cómo México ha avanzado en la consolidación de su estabilidad democrática y económica, así como de la manera de renovar su determinación de luchar contra el crimen organizado y el narcotráfico, y de reforzar sus esfuerzos por erradicar las causas de la pobreza". "España no es sólo un país amigo de México, sino que España es también vuestra. Bienvenido a Madrid, presidente", finalizó Gallardón.

Por su parte, Calderón se declaró "profundamente honrado" de recibir las Llaves de Oro de la capital, y afirmó que los mexicanos se sienten "como en casa en Madrid por la hospitalidad, solidaridad y calidez de los madrileños y del resto de españoles".

"Madrid es admirada y respetada por habitantes y visitantes, es una ciudad global donde conviven exitosamente el progreso y la historia, el pasado y el futuro. Y México es muy diferente de España pero es la tierra que más se le parece", afirmó el presidente mexicano, quien también apostó por crear "flujos cada vez más intensos de intercambios económicos, sociales y culturales que beneficien a ambas sociedades".

Por último, Calderón indicó que las Llaves de Oro son "símbolo y compromiso de la fraternidad, amistad y hospitalidad de México hacia los madrileños" y recordó que ambas son naciones "unidas por su cultura, su historia, su idioma, sus valores y, también, por un profundo sentimiento de hermandad".