Actualizado 04/02/2015 10:37 CET

El Gobierno mexicano evalúa la "conveniencia" de que la ONU investigue el caso Iguala

MÉXICO DF, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El subsecretario de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos mexicano, José Manuel Gómez Robledo, ha confirmado que el Gobierno está evaluando la "conveniencia" de que el Comité de Naciones Unidas contra las desapariciones forzadas estudie el caso de los 43 'normalistas' (estudiantes de magisterio) de Iguala, recalcando que es necesaria una aprobación del Senado.

   "Existe la posibilidad de aceptar que el Comité pueda recibir peticiones individuales (...) México está evaluando la conveniencia de aceptar la competencia. Se trata de un proceso deliberativo que no ha concluido", ha declarado Gómez Robledo en una entrevista radiofónica que recoge el diario mexicano 'Milenio'.

   Además, el alto cargo ha apuntado que sería necesaria una autorización del Senado y que el Comité de la ONU este interesada en conocer los avances del país en materia de desaparición forzada y evaluar el funcionamiento de las dependencias creadas para dicha competencia.

   Esta reacción llega tras la petición de las familias de los estudiantes desaparecidos para que la ONU aborde el caso. Los familiares, que han reclamado justicia en Ginebra, entienden que el Gobierno mexicano no puede dar por cerrado el caso y aseguran que existen muchas irregularidades que deben aclararse.

CASO IGUALA

Relacionadas

   Según el relato oficial, los 'normalistas' llegaron a Iguala el 26 de septiembre para recaudar fondos para viajar a la capital mexicana el 2 de octubre con el fin de participar en la conmemoración de otra matanza, la de Tlatelolco.

   Ese día la esposa del alcalde tenía previsto presentar un informe de su labor al frente del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia municipal y, ante el temor de que los estudiantes reventaran el acto, como ya había ocurrido en el pasado, el alcalde ordenó a la Policía actuar contra los 'normalistas'.

   Policías de Iguala, apoyados por agentes de Cocula, interceptaron a los jóvenes a la entrada del municipio y abrieron fuego, matando a uno de ellos y dando lugar a un enfrentamiento que se saldó con seis muertos y 25 heridos.

   Una vez controlada la situación, detuvieron a los 'normalistas' que no consiguieron huir, les condujeron en varios furgones policiales a los límites entre Iguala y Cocula y se los entregaron a Guerreros Unidos.

   A partir de ese momento se pierde el rastro de los 'normalistas', pero varios sicarios de Guerreros Unidos que han sido detenidos han confesado que ejecutaron e incineraron a los jóvenes y después se deshicieron de sus cenizas en un río.

   Queda ahora el análisis de los restos óseos recuperados del basurero de Cocula, ya que el de los cadáveres de las casi 40 fosas comunes halladas en Iguala y municipios cercanos ha revelado que no son los jóvenes.