México.- El Gobierno rechaza "categóricamente" las "imputaciones falsas y calumniosas" denunciadas en el TPI

Actualizado 28/11/2011 7:39:32 CET

MÉXICO DF, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de México ha rechazado "categóricamente" las "imputaciones falsas y calumniosas" realizadas por un grupo de ONG en la denuncia que ha presentado en el Tribunal Penal Internacional (TPI) contra el presidente del país iberoamericano, Felipe Calderón, por delitos de lesa humanidad cometidos en el marco de la guerra contra el narcotráfico.

A través de un comunicado, el Gobierno ha admitido que "México enfrenta una inédita escalada de agresión realizada por delincuentes del orden común y del crimen organizado" a los que combaten las fuerzas de seguridad mexicanas, en algunos casos con "actos violatorios de los Derechos Humanos".

Si bien, ha indicado que "estos casos han sido verdaderamente excepcionales", ya que la regla general de las fuerzas de seguridad ha sido "la observancia de la ley", por lo que "estas violaciones no son, de ningún modo, sistemáticas, ni mucho menos resultado de una política institucional".

Por ello, ha considerado que "es absurdo equiparar lo que un Gobierno democrático hace para preservar la ley y defender a las familias de los criminales, con delitos de lesa humanidad, orientados al exterminio de una población por razones étnicas, religiosas o políticas, cometidos por Estados autoritarios".

En esta línea, ha recordado que, "en los casos en los que desafortunadamente se ha tenido conocimiento de actos violatorios de Derechos Humanos, el Gobierno no sólo los ha condenado enérgicamente, sino que ha procedido legalmente en contra de los responsables ante los tribunales competentes".

En consecuencia, ha afirmado que las acusaciones realizadas por este grupo de ONG contra el Gobierno "son infundadas e improcedentes" y "constituyen en sí mismas verdaderas calumnias que afectan terriblemente el buen nombre de México", por lo que "el Gobierno explora todas las alternativas para proceder legalmente contra quienes las han realizado".

LA POLÍTICA DE CALDERÓN

En contra de estas acusaciones, el Gobierno ha subrayado que actualmente "México tiene una democracia vibrante, con poderes independientes y equilibrados, instituciones de Derechos Humanos autónomas y un sistema de libertades y garantías como pocas naciones en desarrollo", gracias a las políticas de Calderón.

El comunicado explica que la estrategia del presidente tiene tres líneas de acción: "enfrentar y someter a los criminales; reconstruir las instituciones encargadas de aplicar la ley a través de la depuración y el fortalecimiento de policías y ministerios; y reconstruir el tejido social a través de una sólida política de prevención".

En concreto, destaca las recientes reformas constitucionales en materia de Derechos Humanos, Penal y de Amparo, "que constituyen la mayor ampliación de libertades y garantías que se ha realizado en México en décadas", así como "una prueba fehaciente del compromiso del Gobierno con los Derechos Humanos".

LA DENUNCIA

El pasado viernes, un grupo de ONG presentó una denuncia ante el TPI contra Calderón, altos cargos del Estado y capos del narcotráfico por crímenes de lesa humanidad supuestamente cometidos en el marco de la guerra contra el narcotráfico, que ha dejado unos 45.000 muertos en cinco años.

Calderón es señalado como principal responsable de estos crímenes por omisión y encubrimiento de las acciones de las Fuerzas Armadas, que habrían cometido estos delitos en los estados mexicanos en los que permanecen desplegadas.

La denuncia está dirigida también contra altos funcionarios del Instituto Nacional de Migración, que habrían vendido decenas de migrantes a los cárteles de la droga, algo que habrían denunciado los países centroamericanos, el Instituto Federal de Defensoría Pública y la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

En último lugar, señala como responsables a los ministros de Seguridad Pública, Genaro García Luna; de Defensa, Guillermo Galván Galván; de la Marina Armada de México, Francisco Saynez Méndez; y a Joaquín 'El Chapo' Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa y uno de los hombres más buscados del mundo.

El dossier documenta más de 470 casos de delitos como el asesinato, la desaparición forzada, el reclutamiento de menores, la tortura y el desplazamiento forzado, considerados crímenes de guerra y de lesa humanidad en el Estatuto de Roma, tratado fundacional del TPI, aunque no por las leyes mexicanas.