Publicado 23/11/2020 12:30CET

México.- González Laya recuerda que los Reyes ya pidieron perdón a indígenas mexicanos por los abusos de la conquista

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, Arancha González Laya, durante la primera sesión del I Foro Económico Internacional, organizado por el diario 'Expansión', titulada 'El mundo después de la Covid-19: Retos, oportuni
La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, Arancha González Laya, durante la primera sesión del I Foro Económico Internacional, organizado por el diario 'Expansión', titulada 'El mundo después de la Covid-19: Retos, oportuni - Jesús Hellín - Europa Press

Asegura que España no es "neoimperialista" y no pretende fijar las normas para las empresas, pero pide claridad

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha recordado este lunes que los Reyes Juan Carlos y Sofía ya pidieron perdón por los abusos de la conquista a comunidades indígenas mexicanas. "Lo hicieron en 1990, a las poblaciones, poniendo en valor lo que unía a España con esa diversidad enorme que es México", ha señalado.

En un debate organizado por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación la Ciencia y la Cultura (OEI) junto al académico Juan Luis Cebrián, la ministra ha concedido que es importante conocer, estudiar y debatir el pasado, pero cree que también es obligado "mirar hacia el futuro".

González Laya ha señalado que cuando se habla del pasado de España en Iberoamérica se habla mucho de las "sombras", pero que también hay "luces", y ha subrayado que el pasado "complejo" de la comunidad iberoamericana ha sido en sí mismo muy reflexivo y autocrítico.

"A lo largo de nuestra presencia en Latinoamérica ha habido constantemente un cuestionamiento de cómo era esa presencia, de cuánto tenía de positivo y de negativo, de dónde estaban los límites", ha dicho.

Eso sí, cree que, si se aprende del pasado, en la agenda común del futuro deben estar prioridades como los derechos humanos, las libertades individuales, la igualdad de hombre y mujeres o la lucha contra los feminicidios.

Todo ello, ha dicho, partiendo de un concepto de interdependencia entre los países, que cree que es la base de las relaciones actuales, mientras que "la independencia es un concepto de siglos anteriores".

Después de que Cebrián haya apuntado que la educación franquista generó una mentalidad algo imperialista en los españoles, al menos en generaciones como la suya, la ministra ha dejado claro que su generación es "poco imperialista, mucho más desacomplejada" y parte de constatar la interdependencia.

Cebrián también ha dicho que le parece "un exceso" que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, haya escrito al Rey para pedirle que presente disculpas de España.

Además, ha apuntado que ve en varios países latinoamericanos, sobre todo en México, un movimiento en este sentido que "pone en peligro la fluidez de las relaciones y sobre todo las relaciones económicas de muchas empresas españolas", aunque también ha opinado que las empresas españolas "no siempre se han comportado con espíritu de cooperación de ida y vuelta".

González Laya estuvo en México la semana pasada y, sobre la situación de las empresas, ha asegurado que lo que hace el Gobierno es pedir "transparencia, estabilidad y reglas de juego claras".

España, ha dicho, no es "neoimperialista" y no pretende decir a otros países qué reglas de juego tienen que fijar, aunque considera que "algunas son mejores que otras". En su reciente viaje, pidió claridad en un momento en el que México está reformando su política energética de manera que puede afectar a empresas como Repsol e Iberdrola.

Además, se ha mostrado convencida de que tanto las autoridades como la población de México valoran el hecho de que las empresas españolas generan 1,3 millones de empleo en el país. En México hay 6.500 empresas españolas, ha dicho, "comprometidas con el país y con generar beneficios, empleo y crecimiento, que es lo que hacen las empresas".

PAPEL DE TELEFÓNICA

De su lado, Cebrián ha expresado su perplejidad por el anuncio de Telefónica de que se retirará o se quedará en minoría sus actividades en Latinoamérica y cree que sus accionistas y directivos deben entender que esa presencia fue apoyada por los Gobiernos españoles por una cuestión de Estado.

Es más, ha dicho que espera que el Gobierno "anime a Telefónica a no tomar decisiones que afectarían al prestigio y desarrollo de la cooperación iberoamericana si Telefónica se retira de Latinoamérica o permanece como testigo en minoría de las acciones de otras grandes multinacionales".

El debate se ha producido en un contexto en el que España quiere ayudar a superar el impacto de la pandemia de Covid-19 en la región, no solo desde el punto de vista sanitario sino también socioeconómico. Así, está centrada en debatir internacionalmente vías de financiación para estos países, que son en su mayoría de renta media y no pueden beneficiarse de las medidas concesionales --como la moratoria en el servicio de la deuda-- de organismos internacionales ni tampoco acudir al mercado en condiciones apropiadas.

La Covid, ha dicho, ha supuesto en la región un retroceso de 10 años en crecimiento económico, de 15 años en términos de pobreza y de 30 años en términos pobreza extrema. Además, ha agravado algunas debilidades estructurales de la región: inestabilidad política, fragilidad institucional y desigualdad.