Actualizado 27/07/2006 20:53:40 +00:00 CET

México.- López Obrador afirma que ha perdido el respecto por el IFE porque considera que no cumplió la ley

CIUDAD DE MÉXICO, 27 Jul. (EP/AP) -

El candidato a la Presidencia de México por la coalición Por el Bien de Todos --que integran el Partido de la Revolución Democrática, el Partido del Trabajo y Convergencia--, Andrés Manuel López Obrador, afirmó hoy que ha perdido el respeto por el Instituto Federal Electoral, ya que considera que este organismo que no cumplió la ley.

Para el aspirante de la izquierda, sólo la falta de voluntad política y no la ley impediría al tribunal electoral ordenar un recuento voto por voto. En una entrevista concedida a AP, insistió en que se siente ganador de las elecciones presidenciales, pero aclaró que actuará sólo como candidato y no como presidente electo hasta que el tribunal emita un fallo final.

"No hay nada que le impida, sólo que no tenga voluntad política para hacerlo", señaló al ser preguntado sobre una posible negativa del organismo para aceptar su propuesta de volver a contar cada sufragio emitido el pasado 2 de julio.

Entrevistado en su casa de campaña, situada en el centro de Ciudad de México, el ex alcalde de la capital anunció que algunos de sus colaboradores viajarán al extranjero para "informar" a gobiernos y organizaciones que el proceso electoral aún no ha concluido y que será el tribunal el que declare, a más tardar en septiembre, un presidente electo.

"Significa informar porque a veces toman decisiones equivocadas en el extranjero por falta de información", añadió, poniendo como ejemplo las felicitaciones que algunos mandatarios han enviado a su rival, Felipe Calderón (Partido de Acción Nacional) por su aparente triunfo.

En un cómputo oficial realizado entre el 5 y 6 de julio, Calderón obtuvo el primer lugar con una ventaja de 243.934 sufragios, es decir, de 0,58 puntos porcentuales sobre López Obrador, quien se negó a reconocer el resultado y lo impugnó ante el tribunal junto con la petición del recuento.

El tribunal tiene de plazo hasta el 31 de agosto para resolver las impugnaciones y declarar a un presidente electo en México no más allá del 6 de septiembre, si es que da por válidos los comicios.